Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

jueves, 14 de noviembre de 2013

PISANDO LOS TALONES (Henning Mankell)

Henning Mankell nace en Estocolmo en 1948, y crece entre las ciudades de Sveg (provincia de Härjedalen) y Boras(provincia de Vastra Gotalan). A los dieciséis años abandona la escuela y se enrola en la marina mercante y posteriormente vive en París donde trabaja en un taller de instrumentos musicales. A los diecinueve años, ya de vuelta a Suecia, colabora con el Teatro Nacional sueco en Estocolmo donde da sus primeros pasos como actor. Actualmente vive a caballo entre Suecia y Mozambique donde dirige  el Teatro Nacional Avenida de Maputo. Está casado con Eva Bergman, hija de Ingmar Bergman.
Su personaje más conocido es el inspector de policía Kurt Wallander, personaje repleto de humanidad y sensibilidad, que atraviesa momentos de angustia motivados por el padecimiento de una diabetes recién descubierta, que le provoca agotamiento corporal y falta de concentración en su trabajo. Su carácter navega entre la soledad y el desencanto que le produce la sociedad que le rodea. Últimamente todo parece ir mal en la vida de Wallender. Svedverg, uno de sus compañeros, es encontrado asesinado, al tiempo que desaparecen tres jóvenes que se han reunido para celebrar la noche de San Juan. Al paso de cincuenta y un dias un hecho toma carta de naturaleza: la desaparición de los tres jóvenes, cuyos cadáveres han sido encontrados en avanzado estado de descomposición, y la muerte de Svedverg están íntimamente relacionadas.
Mankell da vida a un personaje que le permite ejercitar la introspección y la crítica social. En ella revela escasa indulgencia hacia la gente que le rodea, hasta el punto de que con la muerte de Svedverg pone de manifiesto todo lo que desconocemos de los demás, llámese intolerancias, anhelos o temores. De la impotencia que demuestra la policía en la resolución del caso se desprende el desánimo que padece la sociedad, afectada por la crisis del estado del bienestar, la flexibilidad del mercado laboral, la inmigración y el desempleo. Mankell no descubre nada nuevo pero es difícil no estar de acuerdo con su visión de las cosas. Sus novelas quizás se alarguen en demasía, sus personajes secundarios pueden carecer de entidad, pero no es menos cierto que se leen con gratitud, son amenas y estimulantes.