Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 15 de febrero de 2014

DEFENSA CERRADA (Petros Márkaris)

DEFENSA CERRADA
Petros Márkaris 1998
Traducción: Ersi Marina Samará Spiliotopulu
Colección Andanzas TUSQUETS EDITORES
griego ... ma non troppo

Las hermosa isla de Mykonos, perteneciente al archipiélago de las Cicladas, con capital en el pueblo de Hora, sirve de referencia geográfica para situar los primeros acontecimientos de "Defensa cerrada" de Petros Mákaris. Allí vive Éleni, hermana de Adrianí y su esposo, ferretero de profesión, en una casa construida con subvenciones de la Comunidad Europea.

[...]
Es una casa de dos plantas y no está cerca del mar, sino en lo alto del monte, a dos pasos de Jora. La construyeron el cuñado de Adrianí y su hermano en la época dorada de las subvenciones agrícolas de la Comunidad Económica Europea. Mi cuñado es ferretero y su hermano tiene un café, nada que ver con lo nobles campesinos. Sin embargo heredaron un terreno de su padre en el que pusieron a trabajar a unos albaneses, recogieron la cosecha, la enterraron en un descampado y se embolsaron la subvención. Así pudieron construir la casa. Bueno, más que de una casa, se trata de cuatro paredes de ladrillo que luego blanquearon con una mano de cal.


Allí pasa sus vacaciones de verano Jaritos cuando un terremoto con epicentro al norte de la isla de Creta interrumpe su descanso. Los ciudadanos de la isla sobrellevan la indiferencia del Estado con un mal calculado estoicismo. Las mantas y las tiendas de campaña llegan cuando todos están calados hasta los huesos. El terremoto trae consigo el descubrimiento del cadáver de un desconocido. 

Con el cadáver "a cuestas" parte Jaritos hacia Atenas. Allí le espera una huelga de basureros. Un pandemónium de camiones de basura, haciendo sonar sus estridentes cláxones, obstruye las principales arterias de la ciudad. Tras un día de lluvia, tetrabriks de Milko, botellas de plástico de Coca Cola, latas de cerveza y envases vacíos de yogur pululan a su antojo por las calles. 

[...]
Las noticias comienzan con su tema predilecto, el diluvio: las calles convertidas en lagos, las cien llamadas que recibieron los bomberos, las mesas y las sillas que nadan sin flotadores, y la gente que saca el agua con cubos y maldice la pasividad de las autoridades.

El quehacer diario le lleva a investigar el asesinato de Konstantinos "Dinos" Kustas, dueño de un restaurante y dos clubes nocturnos. Dinos está casado con Elena Kustas ex-cantante profesional y aporta al matrimonio dos hijos, Maxis, drogadicto compulsivo, y Niki, empleada de R. I. Hellas, donde realiza sondeos y estudios de mercado. El caso, que en un principio parece emanar de un enfrentamiento entre mafias locales, toma un nuevo giro cuando se tiene conocimiento que el cadáver de la isla pertenece a Jristos Petrulias, árbitro profesional de fútbol, al tiempo que Kustas es propietario del Tritón, equipo de la tercera división, implicado en sobornos.  

La ciudad, ese símbolo ideal de la era moderna, ha sido reproducido por la literatura bajo todas las formas posibles, Sin embargo, ningún género se ha apropiado de ella con tanta intensidad y de forma tan pujante como la novela negra. Márkaris acepta a Atenas como parte medular de su narrativa. Nos describe, con vívidas palabras, una ciudad que emerge de un letargo colectivo de años, teñida en escala de grises, una ciudad que se debate entre un pasado difícil y una arrolladora modernidad. Sin adjurar de su naturaleza, sin abandonar su singularidad, todo al más puro estilo griego.