Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

domingo, 2 de febrero de 2014

LA NOVELA NEGRA Y LA "FEMME FATALE"


La novela negra es, entre otras cosas, una literatura de denuncia social donde detectives y criminales departen y se posicionan sobre los procesos sociales y políticos que tienen lugar en su entorno. Para ello define estereotipos muy marcados y no tiene reparos en profundizar en la psicología de los personajes. Uno de ellos a destacar es el de la denominada "femme fatale". La denominación tiene origen francés y se puede interpretar como "mujer mortífera", capaz de seducir a su oponente masculino con su belleza y sexualidad, con el nada desdeñable propósito para sus propios intereses de arruinarlo y destruirlo. La mujer fatal habita ciudades donde prolifera el crimen, frecuenta clubes nocturnos y convive y se relaciona con los hombres más poderosos del lugar.

El arquetipo de mujer fatal no se concibe sin la presencia de su rival masculino. Es más, aquella surge para emular a su adversario, a quien intenta dominar y seducir, restándole protagonismo. En el relato de ficción de  Dashiell Hammett "La casa de la calle Turk" (The House in the Turk Street, 1924) ya se nos adelantan algunos de los atributos que van a personificar al personaje.

[...]
Ella entró en la sala y en el círculo de luz que proyectaba la lámpara alta: una chica de veintipocos, esbelta y ágil, vestida para salir a la calle salvo por el sombrero, que llevaba en una mano. Un rostro blanco bajo la corta masa de cabello flamígero. Sus ojos grises, como el humo y demasiado separados para generar confianza -aunque no por ello menos hermosos-, se rieron de mí, también rió su boca roja y reveló unos dientecillos afilados de animal. Era bella como el diablo y el doble de peligrosa.

Si aquí se da a conocer como Elvira, en "La chica de los ojos de plata" (The Girl whith the Silver Eyes, 1924), cohonesta su personalidad bajo el nombre de Jeanne Delano, a la vez que muestra su nihilismo hacia el sexo opuesto al declarar que "los hambres la han amado y por hacer con ellos lo que quería los ha encontrado despreciables". 

Brigid O´Shaughnessy, en el "Halcón maltés" (The Maltese Falcon, 1929) personifica el arquetipo de "femme fatal" y aglutina todos los atributos que caracterizan a este personaje. Bella como el infierno. Seductora. Seca. Calculadora. Dura. Cruel. Vengativa. Todo hasta el extremo que no se puede evitar una fría y visceral atracción hacia ella. Su figura, vestida de raso con tirantes de calcedonia en dos tonos de azul a juego con el color de sus ojos, seduce a Spade desde el mismo instante en que se presenta en su despacho bajo el nombre de Sta. Wonderly. El juego de personalidades, donde se conjugan chantaje, codicia, duda y engaño es tenaz y concluye, como no podía ser menos en toda novela negra, cuando el ineludible final dicta su sentencia. De ella sólo se privan aquellos que son maestros en el arte de la simulación.

[...]
- Sí, voy a entregarte. Lo más probable es que te condenen a cadena perpetua. Eso quiere decir que saldrás dentro de veinte años. Eres un ángel. Yo te estaré esperando. - Se aclaró la voz -: Y si te cuelgan te recordaré siempre".