Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

martes, 2 de septiembre de 2014

El compromiso social y político de S. D. Hammett

La enconada lucha del escritor por una sociedad más digna
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En 1937 Dashiell Hammett auspicia la subvención de la película “The Spanish Earth” de su propio peculio, película realizada por el cineasta Joris Ivens y el escritor Ernest Hemingway, que aproxima con talento y agudeza  el conflicto de la Guerra Civil Española y la lucha de la II República por la democracia. El apoyo de Hammett constituye el fundamento de un compromiso político con la libertad y los oprimidos que el escritor mantiene, protege y alimenta de forma constante y persistente hasta su muerte.

Al finalizar la década de los años treinta Hammett es un escritor que lleva una vida acomodada. Es un novelista consagrado que recibe espléndidos y generosos emolumentos por su trabajo para los grandes estudios de Hollywood. Entre 1938 y 1941 promueve de forma manifiesta una serie de causas que entran claramente en conflicto con los intereses de determinadas esferas políticas y económicas. Es así como la MGM le da la espalda al tiempo que se tropieza de frente con el FBI.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Entre otras tantas doctrinas Hammett apoya de forma notoria:

  • El derecho de voto de los negros y otras minorías.
  • La acción y la presencia social de los sindicatos en diversos estados norteamericanos.
  • La iniciativa contra el despido de trabajadores estatales a causa de su orientación ideológica.
  • Los programas de acogida de refugiados políticos.
  • Diversas acciones políticas contra el nazismo y el fascismo.
  • Las propuestas contra las actividades del “Dies Committee” (organización anticomunista vinculada originalmente al Ku Klux Klan).
  • Las reivindicaciones frente a la intimidación policial contra los signatarios de las peticiones de candidaturas para el partido Comunista.
  • Las peticiones de libertad para Luiz Carlos Prestes, activista político encarcelado en Brasil.
  • Las protestas contra el trato recibido por los refugiados judíos en Gran Bretaña.
Fuente: "Interrogatorios. Dashiell Hammett. Ed. Errata Naturae
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hammett comienza a ser hostigado por el FBI a mediados de los años 30. El compromiso sólido y constante con todos los conflictos propios de su época y el apoyo a las luchas políticas de Partido Comunista en Estados Unidos le sitúan en el punto de mira del FBI. El expediente Hammett del FBI contempla 278 páginas y se extiende temporalmente por un período de 25 años. Hammett se alista voluntariamente en el ejército en 1941, a sus 47 años de edad. En ese momento el FBI lo da por perdido simple y llanamente porque en la oficina de reclutamiento escriben su nombre con una sola “l”: Dashiel. Cuando es localizado cumple servicio en Fuerte Monmouth y desde allí se le traslada a Campo Shenango, en Pensilvania. Allí son recluidos los miembros del ejército norteamericano considerados como “potencialmente subversivos”. De allí logra salir para ser destinado a una isla a más de mil kilómetros de las costas de Alaska, donde las temperaturas en invierno se sitúan por debajo de los sesenta grados centígrados y la celeridad de los vientos muy por encima de los cien kilómetros por hora.

Al finalizar la guerra Hammett vuelve a retomar sus costumbres habituales, la bebida y el trabajo a favor de un sinnúmero de causas que el FBI considera poderosamente anormales. Entretanto el sentimiento anticomunista se extiende dentro de la filas del FBI y en toda aquella institución ligada, de alguna forma, con el Estado. Corre entonces 1946 cuando el “Congreso por los Derechos Civiles” decide crear un fondo destinado a costear el pago de fianzas para todo aquél ciudadano condenado por motivos políticos. Hammett preside en ese momento este organismo. En 1949 el fondo de dicha organización es utilizado para poner en libertad a once miembros del Partido Comunista acusados de maquinaciones contra el gobierno. Dos años más tarde cuatro de éstos once se declaran en rebeldía y se  niegan a cumplir las condenas de cárcel impuestas por los jueces. El 9 de julio de 1951, a las 14,30 horas, Hammett es requerido ante el juez Sylvester Syan del Tribunal del Segundo Distrito de Nueva York, en su calidad de fiduciario del fondo de fianza del Congreso por los Derechos Civiles. Durante el juicio, Hammett se acoge una y otra vez a la Quinta Enmienda a la Constitución para negarse a dar información sobre el fondo y sus donantes. A la salida del juzgado es conducido directamente al Penal Federal de West Street en Nueva York. Con cincuenta y siete años de edad y, tras seis meses en prisión, Hammett es un hombre cuya salud empieza a dar síntomas de precariedad.

Sin embargo, sus penurias no han acabado con estos acontecimientos. En 1953, en un clima de sospecha generalizada provocado por el inicio de la Guerra Fría y la “caza de brujas” es reclamado por Joseph McCarthy, un experto cazador de “rojos”, para un nuevo interrogatorio. Durante la sesión Hammett es acosado con redundancia por una  comisión preocupada por el despilfarro de fondos estatales en la compra de libros, muchos de ellos escritos por comunistas, y destinados a las bibliotecas públicas. El testimonio de Hammett se mantiene contundente en sus ideas. El resultado de esta comparecencia culmina en que todos sus libros son retirados de las bibliotecas del Departamento de Estado.

En aquellos momentos sobre la persona de Dashiell Hammett se amontonan tanto problemas judiciales y de salud como económicos. Sus años de activista político han hecho disminuir sus ganancias hasta el punto de hacerlas desaparecer totalmente. Sus quehaceres para el cine han cesado años atrás, sus libros no se publican, su deuda con la hacienda norteamericana va en aumento. Todo este cúmulo de contrariedades le obliga a declararse insolvente durante los últimos años de su vida. Sus últimos días transcurren en un moderado encierro hasta que fallece de cácer, en la habitación 823 del Hospital Lenox Hill, el 10 de enero de 1961.