Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 11 de junio de 2016

ARTE SALVAJE. (Robert Polito)


ARTE SALVAJE (Savage Art)
Robert Polito
TRADUCCIÓN: Óscar Palmer Yánez
ES POP EDICIONES, 2014
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
«Una biografía de Jim Thompson»

Jim Thompson escribió varias de las novelas más audaces y novedosas de la literatura norteamericana moderna, entre ellas «El asesino dentro de mí», «La huida», «1.280 almas» y «Los timadores». Con «Arte salvaje», obra que viene avalada por el premio Edgar de 1996 al mejor ensayo -Edgar Award Best Paperback Original Mystery Novel- es una obra cimentada en documentos archivados, manuscritos inéditos y hallazgos fortuitos. En ella Robert Polito nos descubre la historia de uno de los autores más sobresalientes y peculiares que haya engendrado jamás la novela negra. La vida de Jim Thompson fue tan sombría y sorprendente como su «destrucción en prosa» del sueño americano.

Los orígenes paternos de Thompson se remontan a un teólogo escocés emigrado a EE.UU a finales del siglo XVIII. Su abuelo Samuel Thompson prosperó como granjero en Illinois, lo que le llevó a mecanizar la granja asumiendo la carga de varias hipotecas. Cuando a mediados del siglo XIX Norteamérica se vio sacudida por la crisis económica, Samuel terminó arruinado y humillado. Finalmente tras el embargo de su casa y existiendo la posibilidad de terminar en la cárcel, en el verano de 1879 huyó con su familia en dirección a Nebraska. No sería éste el único caso en la familia, pues años más tarde su hijo James –el padre de Jim- se vería obligado a hacer lo propio.

Existen momentos, personas y lugares en la vida de todo individuo que marcan su existencia. Durante su primera juventud una tirantez provocada por la incomprensión mutua comenzó a envenenar las relaciones de Jim con su padre. «No se entendían el uno al otro en lo más mínimo», cuenta su hermana Maxine. Un continuo rencor se fue gestando hacia su progenitor que llevó al escritor a soportar una pubertad tornadiza, descabellada e inhumana. En «La huida», Thompson escribe sobre una «inseguridad cuyas semillas quedan invariablemente plantadas de manera temprana por una falta o un exceso de protección, y que florecen en desconfianza hacia la autoridad paterna y por extensión hacia cualquier autoridad». 

Grande incluso de niño, el padre de Jim adoptó el papel de mediador dentro de su familia, una posición emblemática que mantendría sobre sus hermanos y hermanas durante el resto de  sus vidas. A finales de la década de los noventa James Thompson abandonó Nebraska para pasar tres años deambulando por la frontera norteamericana. Lo cierto es que el 6 de agosto de 1901 fue nombrado sheriff de Anadarko. Durante las Navidades de 1902 realiza un viaje a Nebraska para contraer matrimonio con Birdie Myers, hija de un granjero retirado. Como regalo de bodas el sheriff Thompson obsequió a Birdie con una lujosa mansión, que años más tarde cambiarían por un alojamiento más modesto –pero gratuito- situado sobre la nueva cárcel del condado. Jim Thompson –el escritor- bromeó durante toda su vida con la idea de que había nacido en la cárcel, y es que el 27 de septiembre de 1906, James Myers Thompson, nació sobre una improvisada mesa de paritorio colocada en la cocina de la casa del sheriff Thompson, su padre. Diez meses más tarde, en julio de 1907, acusado de desfalco y robo, su padre y toda su familia -al igual que hiciera su abuelo con anterioridad- se vio obligado a huir al amparo de la noche ante la amenaza de presidio. La huida del sheriff Thompson inició lo que para sus hijos sería una década de solitario peregrinaje.

Un personaje que ejerció su ascendiente destacado, y que actuó de padre sustituto en los momentos de ausencia de su verdadero progenitor, fue su tío «Bob» -Robert Wicks-, casado con una hermana de su madre. El tío Bob agasajó a Jim con una gran selección de libros y supervisó su rudimentaria educación literaria. Bob dio a conocer a Jim a una edad temprana los clásicos norteamericanos y europeos. De este modo, durante amenas veladas en la biblioteca de los Wicks, Thompson entró por primera vez en contacto con los textos que siempre consideraría como sus principios literarios.

Pero no todas las influencias familiares fueron positivas para Jim. De sus estancias en casa de sus abuelos maternos –cada vez que su padre emigraba de casa, su madre acudía a refugiarse allí-, Thompson adquirió el hábito de paladear un «vasito rehabilitador» de licor caliente en su desayuno, obsequio del abuelo Myers. Williams Henry Myers fue en su día el alistado más joven de la Unión. Tras retirarse como sargento contrajo matrimonio con Marguerite Ellen Cox, hija de una india cherokee de la Confederación Iroquesa, colectivo originario de Nueva York que se diseminó por el Sur y el medio Oeste. La abuela Myers se alza sobre la infancia de Jim como una especie de bruja malvada, arisca, mezquina e insufrible. El abuelo Myers, en cambio, encarnó la figura bonachona, un colega y una especie de consejero. Notables son las andanzas de un Thompson treceañero -impulsado por los tragos matutinos «medicinales» de whisky de maíz- en compañía de su abuelo, en una particular ruta turística por los cabarés de Forth Worth.

A pesar de que Thompson ambientó algunas de sus novelas en sus ulteriores lugares de residencia, léase San Diego, Nueva York o Hollywood, aquellas siempre se arrizaron a tres escenarios: Oklahoma, Nebraska y Texas, los maravillosos dominios de sus años formativos.

En Fort Worth, Thompson comenzó su inacabable carrera laboral, en un intento de ayudar a su madre a sacar su familia adelante, ejerciendo cualquier empleo disponible para un joven de quince años. Así se adjudicó, entre otros, los papeles de vagabundo y jornalero en los yacimientos petrolíferos de Texas, de aprendiz de periodista y de botones en el «Hotel Texas». Esa temporada que trabajó como botones nocturno durante la Prohibición impulsó su coqueteo con los bajos fondos de Fort Worth, experiencias que posteriormente vertería en sus novelas.

Después de un efímero paso por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Nebraska, donde frecuentó el taller de escritura del profesor Wimberly, Jim Thompson contrajo matrimonio con Alberta Hesse el 16 de septiembre de 1931. Su hija mayor, Patricia, vio la luz el 9 de septiembre de 1932, y posteriormente vendrían Sharon y Michael. Por las páginas de «Arte salvaje» desfilan sus años como escritor de «crímenes reales» en las revistas pulp de la época y su participación en el «Proyecto de Escritores de Oklahoma», donde ingresó como editor y terminó dirigiéndolo, tras la dimisión de Bill Cunningham. Su principal contribución para este organismo fue la publicación de la Guía Estatal de Oklahoma.

Thompson dejó una imborrable huella en la cultura popular norteamericana escribiendo sus más celebrados libros para los principales sellos de literatura pulp. Desde -entre otras-: «Always to Be Blest», novela no publicada, cuyo quebradizo manuscrito Thompson arrojó por la ventana de un autobús camino de San Diego; pasando por «Aquí y ahora», su primera novela publicada, que plasma sus memorias proletarias de los años treinta en un acerbo retrato de un psicópata incipiente; «El trueno», que levantó toda clase ampollas en la familia Myers y «Solo un asesinato» que recoge los gimoteos de un asesino quejicoso; para desembocar en los libros más negros que dieron pie a su edad de oro: «El asesino dentro de mí», una historia en primera persona de una mente pervertida y criminal, considerada por muchos su gran obra maestra; «Una mujer endemoniada», su novela más desenfrenada, una historia que nos lleva a cuestionar la misoginia del propio escritor; «Asesino burlón», una de sus novelas más personales, que aborda la castración y el suicidio; «Un cuchillo en la mirada», un intrigante cóctel de sexo y secuestros; «El exterminio», que gira en torno al asesinato de una hipocondríaca fofa y rebozada en talco que aterroriza con sus llamadas telefónicas a los habitantes de la villa de Manduwoc y «1280 almas», una novela donde Thompson volcó toda su desazón filial, un pesadillezco monólogo del manipulador y asesino psicótico Nick Corey, el estrafalario sheriff de un pueblo del Sudoeste. Thompson colaboró en los guiones de «Atraco perfecto» y «Senderos de gloria» para Stanley Kubrick, con quien mantuvo unas tensas relaciones. A pesar de sus posteriores penurias y de acabar cayendo en el olvido, Thompson siguió escribiendo hasta prácticamente el día de su muerte.

Su historia, la historia de James -«Jim»- Thompson es una historia del siglo XX, una aventura que abarca desde la Oklahoma territorial de principios de siglo hasta el Hollywood de los  setenta. Real, lúcida y rigurosa, «Arte salvaje» simboliza una sobresaliente indagación en la leyenda cultural de Norteamérica.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------