Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

viernes, 21 de abril de 2017

RAOUL WHITFIELD Y SU DETECTIVE FILIPINO «JO GAR»

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Más de setenta años han pasado desde la muerte de Raoul Whitfield y todavía se sabe muy poco acerca de su vida. No hay cartas archivadas capaces de arrojar luz sobre este hombre misterioso. Los críticos se refieren a Whitfield como «el personaje olvidado de Black Mask». Su quehacer como escritor, al igual que la de su amigo Dashiell Hammett duró exactamente ocho años, entre el período que abarca de 1926 a 1934. Durante su carrera Whitfield publicó más de trescientas historias y series cortas y nueve libros, de los cuales sólo dos fueron novelas originales.

Raoul Falconia Whitfield nació en la ciudad de Nueva York el 22 de noviembre de 1896 en el seno de una familia socialmente prominente y financieramente cómoda. Su padre William H. Whitfield trabajó para la administración pública de Estados Unidos. En algún momento antes de 1900, tal vez cuando Raoul contaba dos o tres años de edad, William Whitfield trasladó a su familia a Manila, para servir en el gobierno territorial de Estados Unidos. Durante sus años en Filipinas, Raoul acompañó a su padre en sus viajes frecuentes a Japón y China. Éstos ampliaron su conocimiento de la región y le sirvieron de base para su carrera de historias pulps. Allí estableció su cuentos trepidantes «The Sky Jinx», «Kiwi» y «Hell´s Angel», además de dos docenas de historias de su original detective filipino «Jo Gar».

En 1916 Whitfield enfermó y fue enviado a Nueva York para recibir tratamiento. Después de mejorar su salud puso rumbo a California y aterrizó en Hollywood donde comenzó una carrera de corta duración como actor de películas mudas. Pero Whitfield vio en la Primera Gran Guerra, que se desarrollaba vertiginosamente en Europa, una oportunidad de involucrarse en una acción real. Recibió formación de piloto del ejército del aire en Kelly, San Antonio, Texas. Fue aviador en Francia, aunque sólo entró en combate hacia el final de la guerra. Cuando regresó a Estados Unidos, a principios de 1918, trabajó como obrero en una fábrica de acero en Pensilvania, un trabajo que posiblemente consiguió a través de las conexiones políticas y comerciales de su padre. «La verdad es –admitiría más tarde- que nací para ser escritor», y eso, posiblemente, está más cerca de la verdad que todo lo escribió acerca de sí mismo. Lo cierto es que su trabajo en la fábrica de acero sólo fue uno de los muchos que ejerció: bombero en sierra Madre, vendedor de bonos para Redmond & Co., reportero del Pittsburgh Post... Allí, en Pittsburgh, conoció y se casó el 28 de abril de 1923 con la que sería su primera esposa, una compañera de trabajo, Prudence Anne Smith Van Tine.

Whitfield hizo su debut como escritor con «The Sky Climbers» en el número del 22 de mayo de 1924 de la revista Street & Smith´s Sports Magazine. Para agosto y septiembre de ese mismo año se convirtió en colaborador habitual de Breezy Stories y Droll Stories. Lo mejor que se puede decir de estas historias es que son los trabajos de alguien que estaba aprendiendo a convertirse en escritor profesional. Fue éste, sin embargo, un período muy  productivo para Whitfield. En Breezy Stories se cuentan 29 entregas suyas que se publicaron entre el 15 de agosto de 1924 y el 1 de abril de 1926. Su primera novela, «Green Ice», publicada en 1930 por Alfred A. Knopf Inc., fue acogida por la crítica con diversidad de opiniones. Hammett alabó el estilo del libro, aunque mantuvo sus reservas acerca de la historia.

1926 fue un gran año para Whitfield. Ocho de las treinta y cinco ventas que realizó fueron publicadas en Black Mask. Veinte de ellas en Street & Smith´s Sports Story Magazine, que rápidamente se convirtió en un mercado muy atractivo para él. Entre 1926 y 1933 Whitfield publicó 155 historias, 88 de ellas en Black Mask. La primera contribución de Whitfield para Black Mask -«Scotty Troubles Trouble», en Marzo de 1926- encajaba a la perfección en el emergente «molde duro» que Shaw había impuesto desde su llegada a la redacción de la revista. Las historias de Scotty marcaron el comienzo de un nuevo género de ficción. Whitfield fue considerado como el inventor de las aventuras aéreas, y pronto se convirtió en uno de los escritores más populares y publicados de esta revista. Del original cuarteto de la revista hard-boiled, (Hammett, Whitfield, Gardner y Carroll John Daly), sólo Hammett y Gardner consiguieron una amplia popularidad, pero de diferentes maneras. Hammett llegó a ser una figura de culto literario y objeto de una biografía cada vez más rica al tiempo que Gardner fue uno de los escritores de misterio más exitoso y mejor pagado del pasado siglo.

En 1927 su esposa Prudence animó a  Whitfield a trasladarse a la costa oeste de Florida, donde pudo ganarse la vida como escritor a tiempo completo. Tenía 29 años cuando la primera de sus muchas aventuras apareció en Black Mask y no pasó demasiado tiempo antes de que su interés se centrara en las historias de crímenes. Frederic Dannay, fallecido fundador y editor de la revista Ellery Queen, diría de Whitfield que «él siempre escribió con facilidad y rapidez, con un mínimo de corrección. Tenía un especial talento para comenzar con un título y escribir una historia alrededor de él.»

Raoul Whitfield y Dashiell Hammett mantuvieron una estrecha amistad, que muchos biógrafos de Hammett sólo han tocado de pasada. Se cartearon durante varios años antes de llegar a reunirse en San Francisco por primera vez. Para entonces la carrera de  Whitfield ya estaba en marcha y Hammett admiraba la capacidad de éste para sentarse ante una máquina de escribir y sacar adelante una historia en una sola sesión. Hammett y Whitfield se encontraban con tanta frecuencia como se lo permitían sus horarios –por lo general en los bares de San Francisco y Nueva York- donde sostuvieron discusiones sin fin sobre los secretos de la novela policíaca. No hace falta decir que el volumen de bebidas alcohólicas que consumían fluía tan libremente como su charla.

En 1934 Whitfield se casó por segunda vez, en esta ocasión con Emily Vanderbilt Thayer, una intelectual neoyorkina de la alta sociedad, y su vida cambió. Compraron un rancho en Nuevo México y él dejó de escribir. Este segundo matrimonio no estaba destinado a durar. Emily presentó una demanda de divorcio en 1935. Whitfield regresó a Hollywood. La noche del 24 de Mayo un empleado del rancho descubrió el cuerpo sin vida de Emily en su cama. Su mano izquierda aún sostenía un revólver del calibre 38 que se había acostumbrado a llevar en los últimos meses. Sobre la base  de las pruebas médicas, las entrevistas con el personal del rancho y los amigos que la habían tratado ese día, el jurado dictaminó que la causa de la muerte fue suicidio. Whitfield heredó todos los bienes de su esposa, pero ya en 1940 lo había despilfarrado todo. Estaba en la miseria y cayó gravemente enfermo.

La salud de Whitfield disminuyó drásticamente en los años posteriores a la muerte de Emily y en 1942 fue hospitalizado. Hammett, recluido en las Islas Aleutianas durante la Segunda Guerra Mundial, envió un cheque de 500 dólares para contribuir a la paga de las facturas hospitalarias. Whitfield nunca abandonó el hospital y el 4 de enero de 1945, a los 46 años, murió de tuberculosis.  
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------