Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 15 de marzo de 2014

ASESINOS SIN ROSTRO (Henning Mankell)

ASESINOS SIN ROSTRO
Henning Mankell, 1991
Traducción: Dea M. Mansten y Amanda Monjonell
Colección Maxi TUSQUETS EDITORES

¡Qué poco sabemos de nuestros vecinos!

El asesinato es una transgresión social que demanda la actuación de dos agentes, uno activo, el asesino y otro pasivo, la víctima. Pero el asesinato no es legible sin una tercera pieza, el detective. Estas tres componentes, perfectamente ubicadas en un marco geográfico conveniente, posibilitan a un escritor creativo como Mankell dar vida a una ficción como "Asesinos sin rostro", donde el racismo, la xenofobia e incluso el fascismo desarrollan el hilo conductor de la narración. Esta obra contempla el nacimiento de uno de los detectives, Kurt Wallander, con mayor calado social de las últimas generaciones de novela negra. 

Ystad, ciudad enclavada en Escania, en el sur de Suecia, donde tienen lugar las aventuras y desventuras del comisario Kurt Wallander.

En el pequeño pueblo pesquero de Lenarp, al norte de Kadesjö, en el corazón de Escania, sobreviven unos cuantos granjeros viejos que han vendido o arrendado sus tierras a otros a la espera de lo inevitable. En una habitación llena de sangre, el cadáver de un anciano, Johannes Lovgren, se manifiesta yerto bocabajo con la parte superior del cuerpo al descubierto. Su esposa, Maria, yace en el suelo con una fina cuerda atada al cuello.

Kurt Wallander, es detective en la comisaría de Ystad. Es adicto al trabajo, se refugia en él, y trata así de alejar los recuerdos de un divorcio llevado a cabo muy a su pesar. El desconsuelo que éste le produce adquiere proporciones inimaginables a causa de las difíciles relaciones que mantiene con su padre, demente senil, y su hija, que lleva una vida independiente junto al estudiante keniata Herman Mboya. Busca momentos de paz en la contemplación de la música clásica.

Tras sus primeras investigaciones Wallander llega al convencimiento que el homicidio de los ancianos, una verdadera ejecución, huele a venganza y a odio. La mujer antes de morir repite con una nota de resentimiento la palabra "extranjero", cuatro, cinco veces. A ello hay que añadir el nudo corredizo alrededor de su cuello. Su vecino describe a la víctima, a la que trata durante cuarenta años, como un ser normal y sin recursos. Después de dos días de investigación las pruebas apuntan a que nada de ello es lo que parece.

Novela narrada en tercera persona, ágil, directa, una auténtica declaración del alter ego de Kurt Wallander, una figura que derrocha brillantez en su profesión a la vez que sobrelleva una vida privada descuidada y con una visión sombría y pesimista de la sociedad.