Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 31 de enero de 2015

LA DALIA NEGRA. (James Ellroy)

LA DALIA NEGRA (The Black Dahlia)
JAMES ELLROY
TRADUCCIÓN: Albert Solé
ZETA, Marzo 2009
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bucky Bleichert, ex boxeador con un historial de 36 victorias, ninguna derrota y ningún nulo, es el joven policía que narra la historia en primera persona a medida que trabaja en el caso Short con su compañero Lee Blanchard, ex peso pesado, retirado con 43 victorias, 4 derrotas y dos nulos. En lo físico ambos son tan distintos como puedan llegar a serlo dos hombres. Blanchard es rubio, de complexión sanguínea, metro ochenta y dos y hombros y tórax enormes, con piernas gruesas y arqueadas mientras que Bleichert, a su vez, tiene la tez pálida y el cabello oscuro, un metro noventa y flaca musculatura. Los dos fueron poetas del ring: Blanchard poeta de la fuerza bruta, Bleichert poeta de la velocidad y la astucia. El señor “Fuego” y el señor “Hielo”, como se les conoce en la LAPD, jamás pelearon entre sí. Los límites que establecen las distintas categorías pugilísticas los mantuvieron apartados. Pero cierto sentido del deber hizo que se acercaran en espíritu y ambos hombres ingresaron en el Departamento de policía de Los Ángeles y siguieron peleando, esta vez contra el crimen. Ya en el cuerpo pasaron de contrincantes a compañeros y más tarde a amigos. Todo transcurre con normalidad en sus vidas hasta que a mediados de enero de 1947 se descubre el cuerpo mutilado y sin vida de Elizabeth Anne Short.

La acción de “La dalia negra” se desarrolla en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial en la ciudad de Los Ángeles y cuenta el misterio de Elizabeth Short, una joven extremadamente hermosa, cuyo cadáver es encontrado por Betty Bersinger, una residente de la zona, en el distrito de Leimert Park de Los Ángeles el 15 de enero de 1947, abandonado en un terreno yermo entre la calle Coliseum y la calle West 39th. El cadáver exhibe un estado de mutilación severo, cortado por la cintura y drenado de sangre, a la vez que su rostro luce un corte desde la comisura de los labios hasta las orejas. El cuerpo ha sido lavado y limpiado y le han extirpado el bazo, el corazón y los intestinos. La autopsia indica que en el momento de su muerte Short mide 1.65 metros, pesa 52 kilogramos y tiene ojos azules, cabello marrón y dientes cariados. Se manifiestan marcas en sus tobillos y muñecas hechos por una cuerda. Existen evidencias de que ha sido obligada a ingerir excrementos. Aunque el cráneo no está fracturado, Short presenta moretones en la parte frontal derecha de su cuero cabelludo con una pequeña cantidad de sangre en el espacio subaracnoideo del lado derecho. La causa de la muerte es asignada a la pérdida de sangre por las laceraciones en el rostro unido al shock de una conmoción cerebral.

La búsqueda del asesino de Betty Short es una historia colmada de inagotables pérdidas: de la amistad, del amor, de la inocencia, de la confianza en las instituciones y en la condición humana y hasta de la propia cordura de alguno de los protagonistas, así como de la fe en el trabajo y en una sociedad adulterada y cruel que es capaz de engendrar esperpentos como los que acabaron con la vida e ilusiones de Elizabeth.

La violencia manifiesta y redundante que desfila por las páginas de La dalia negra, la descarnada estampa de las disparidades sociales que salpican la ciudad de Los Ángeles, o los rebuscados ramales de una investigación terriblemente compleja moldean el temperamento aciago y desalentador de esta novela. Con todo, lo más estimable de “La dalia negra” es su estructura novelística. A través de un fascinante recorrido por los trasfondos de los oropeles de Hollywood, de los muladares indecorosos de una sociedad obnubilada con el éxito y solo fulgente en la superficie el autor pone de manifiesto una firmeza narrativa incuestionable cuando aborda un relato cuyo argumento requiere una habilidad fuera de lo normal para amalgamar multitud de personajes, escenarios e incidentes y tejer una urdimbre de pistas e indicios que no deja ni un solo cabo suelto. Ellroy toma detalles mínimos de la trama reflejados un sinnúmero de páginas atrás, y los engarza hábilmente con datos recientes, para elevar  éstos a la categoría de sublimes.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------