Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

viernes, 20 de noviembre de 2015

EL HOMBRE DE LOS CÍRCULOS AZULES. (Fred Vargas)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
EL HOMBRE DE LOS CÍRCULOS AZULES (L´homme aux cercles bleus)
Fred Vargas
TRADUCCIÓN: Helena del Amo
PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL, S. A. U., 2015
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
«El hombre de los círculos azules» es la primera novela de la escritora francesa Fred Vargas centrada en el personaje de Jean-Baptiste Adamsberg. Una serie francesa excéntrica con un policía francés aún más excéntrico, que investiga por intuición, incapaz de reflexionar e incapaz  de entender cómo se las arregla el cerebro humano para organizar ideas concretas. Inducir, deducir y concluir son conceptos totalmente misteriosos para él. Jamás llegó a saber de dónde provenían sus ideas, sus intenciones y sus decisiones.

Unos misteriosos círculos azules trazados con tiza han comenzado a aparecer en las aceras de las calles de París. Dibujados durante la noche, contienen en su interior objetos cada vez más extraños, un desecho, un residuo, un objeto perdido: la pata de una paloma, encendedores de cigarrillos, un sombrero, la cabeza de una muñeca, un trombón, una bombilla, una pinza de depilar, un yogur... Acompañando a cada uno de ellos aparece la misteriosa frase: «Víctor, mala suerte, ¿qué haces fuera?» ¿Están esos círculos ahí para llamar la atención sobre la basura desechada? ¿O es que el artista situó esos elementos dentro de los círculos? ¿Es una diversión, o estamos ante algo más siniestro? La opinión de Adamsberg se decanta por esta esta última opción, y, al tratarse de quien se trata, mantiene una estrecha vigilancia sobre los informes de los medios de comunicación que consideran los círculos como una broma de mal gusto.  Esa es su actitud hasta que algo mucho más siniestro aparece en uno de los círculos azules: el cuerpo de una mujer con la garganta seccionada salvajemente. Los instintos de Adamsberg le dan la razón, y comienza a profundizar en un caso que por momentos adquiere tintes de tragedia. Pero la pregunta crucial es: ¿es el hombre que traza los círculos de tiza azul el asesino, o éste último es un oportunista inteligente que ha sabido ver su gran momento para llevar a cabo sus propios fines?

Adamsberg, de 45 años, es un detective inusual que resuelve la mayoría de los delitos por intuición, no siendo consciente de lo que realmente se esconde detrás de los crímenes que intenta aclarar. Acaba de llegar a París, donde le han nombrado comisario, procedente de las pedregosas montañas de los Bajos Pirineos. Su figura intimida a los sospechosos con su tranquila voz suave –Adamsberg siempre lo hace todo suavemente-, y es capaz de ver supurar la maldad desde el fondo de una persona, ayudándose de ello para identificar quiénes podrían ser los probables responsables de un crimen. Adamsberg mantiene una relación interesante con el inspector Danglard, un personaje al que le gusta tomar una copa de más por la tarde y que pasa por ser «madre soltera» de cinco hijos.

Esta primera novela de Adamsberg es un ejemplo perfecto de la ficción de Vargas. Ésta, la más corta de sus obras hasta el momento, la más sucinta, es sin embargo la más ágil y directa de sus novelas. Hay grandes placeres ocultos en sus obras posteriores pero eso no resta para considerar a «El hombre de los círculos azules» como una introducción perfecta a la «serie Adamsberg», una introducción que acentúa las cualidades que han llevado a la autora a la cúspide de la novela negra en Francia: el carácter innovador de sus «parcelas extrañas» -una forma diferente de ver la realidad- y el diseño fascinante del protagonista, un detective inteligente, a la vez que desorganizado, que tiene escaso respeto por las pistas concretas y dirige los casos sobre la base de sus propias corazonadas, a veces inexplicables. «El hombre de los círculos azules» es una narración directa, centrada y divertida, una especie de «cartilla Vargas» condensada. Una novela ideal para comenzar como corresponde una serie. Hay algunos otros personajes excelentemente retratados en las páginas de esta novela, tales como la bióloga marina –Mathilde Forestier-, oceanógrafa de aguas profundas, que toma por inquilino al ciego Charles Reyer y a la anciana Clémence Valmont –la musaraña-, un personaje de mente tortuosa y simple a la vez.

Las novelas de Vargas son, por supuesto, rompecabezas magníficamente construidos, pero sobre todo son novela negra, edificada de una manera totalmente original, con un tipo diferente de perspectiva en la forma: son un poco locas, un poco exasperantes, con mucho agarre y, por supuesto, muy entretenidas. No están hechas para personas que demanden un realismo descarnado, pero aquellos que busquen leer una novela policíaca escrita desde un ángulo ligeramente diferente, una novela en ocasiones surrealista, van a encontrar aquí «la horma de su zapato», un producto que se ajusta completamente a sus necesidades. 

Estamos ante una novela absolutamente fascinante y encantadora. Una historia bien contada, plagada de personajes excéntricos e intrigantes, cada uno de ellos con sus  peculiares atributos, que unidos a la forma de narrar de Vargas -totalmente impecable-, conforman lo que sin duda es un libro rico e ingenioso.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------