Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

lunes, 24 de agosto de 2015

LA MALDICIÓN DE LOS DAIN. (Dashiell Hammett)

LA MALDICIÓN DE LOS DAIN (The Dain Curse)
Dashiell Hammett
TRADUCCIÓN: Fernando Calleja
ALIANZA EDITORIAL, 2011
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LA MALDICIÓN DE LOS DAIN arranca con un caso de robo propio de la sesión de sucesos de un periódico sensacionalista. Un ladrón asalta la casa de Edgar Leggett, químico especialista en procedimientos de coloración, manchado y teñido del cristal, y se lleva unos diamantes que un joyero había confiado al propio Leggett con el objeto de intentar mejorar el colorido de las piedras imperfectas y conseguir así aumentar su valor. Eran ocho los diamantes. Y ninguno tenía una gran cotización. Las primeras impresiones llevan a la consideración de que el ladrón parecía saber demasiadas cosas; sabía adónde dirigirse; no perdió el tiempo en menudencias. «Asunto interno», pues, como aseguran los detectives. «A los detectives les gustan las preguntas de las cuales ya conocen las repuestas». Este robo, sin embargo, no es sino el pistoletazo de salida de una serie de muertes que comienza con la del propio Leggett -fugitivo francés de la Isla del Diablo, que se ha labrado una carrera en San Francisco como investigador químico- y en la que se encuentra involucrada su propia mujer, Alice, y su hija Gabrielle. Toda una historia truculenta de conspiraciones se desarrolla alrededor de estas particulares joyas que deja como secuela varios asesinatos más. En las dos siguientes aventuras –pues LA MALDICIÓN DE LOS DAIN, consta de tres partes, como veremos posteriormente- «Op», nuestro viejo conocido «Op» de COSECHA ROJA, es requerido para sacar de apuros a la familia Leggett, en una ocasión rescatando a Gabrielle (hija de Edgar y supuesta depositaria de la famosa maldición) de las garras de una secta y posteriormente cuando ésta -aislada del mundanal ruido en un pueblecito de la costa- está en peligro de ser asesinada como remate final a toda una serie de conspiraciones en las que ella actúa como engranaje central.

LA MALDICIÓN DE LOS DAIN fue escrita en 1929 y reserva el papel protagonista al Agente de la Continental quien se enfrenta a todo lo malo que engendrar pueda el ser humano y cuyo resultado se concreta en muertes y locuras dispares y en rencores que se creían olvidados. Todo lo peor de la humanidad desfila por las páginas de esta pequeña novela, visto -eso sí- desde una perspectiva muy real, porque si hay algo que es seña de identidad en la novelística de Hammett es su capacidad para crear personajes creíbles.

Como hemos señalado LA MALDICIÓN DE LOS DAIN consta de tres cuentos de misterio vinculados entre sí, cada uno con su propia solución. El primero de ellos es más vivo que los dos últimos, pero todo el libro en conjunto es terriblemente débil. Las tres historias contemplan misterios a descifrar, pero las soluciones de los dos primeros no son deducibles de cualquier pista derivada de la narración; digamos que no son "juego limpio". En la segunda historia -en general, en la segunda parte de la novela- nos tropezamos con un Hammett  en la más pura tradición pulp. No olvidemos que Dashiell Hammett escribe en la época en que la Ley Seca –quien lo diría a la vista de lo que trasiega «Op» en cada historia- y las bandas de gánsteres daban a la vida norteamericana un carácter especial y sus obras adquieren ese tono hard-boiled que sirvió luego para denominar genéricamente a esta clase de novelas.

LA MALDICIÓN DE LOS DAIN, acaso sea, entre las de su autor, la novela de menor valor. Sin embargo si hay algo que se puede afirmar de esta obra es que en absoluto resulta aburrida. A una media de un muerto cada veinte páginas, y «Op» poniendo al descubierto trapos sucios cada diez, la acumulación de sucesos es de tal envergadura que a veces resulta complicado seguir el hilo de la narración. Cuando los personajes comienzan a ser una  multitud y aparecen y desaparecen en un intervalo temporal relativamente corto, sobre todo si son secundarios y su papel consiste en dar un par de detalles claves -a veces ni eso-, la confusión es evidente. En cualquier caso ¡ésto es Hammett señores!
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------