Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 9 de enero de 2016

EL CASO N´GUSTRO. (Jean-Patrick Manchette)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
EL CASO N´GUSTRO (L´Affaire N´Gustro)
Jean-Patrick Manchette
TRADUCCIÓN: Ramón de España
RBA Libros, S. A., 2012
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Henri Butron es un mal tipo, como decimos vulgarmente un «cabroncete». Es inmoral, ambicioso y totalmente falto de escrúpulos. Lo codicia todo: dinero, sexo y fama, y ​​se cree un sujeto muy duro. Hostil a toda clase de autoridad. Butron, sin la menor dudad, ha sabido sumarse a la corriente de los nuevos tiempos.

Aprueba sin dificultad la primera parte del bachillerato, a principios del verano de 1960. Adopta entonces la costumbre de robar coches con regularidad, y las dificultades que le plantea tal costumbre le llevan a alistarse en el ejército. Tras un período de instrucción, es enviado a Orán. Durante unos ejercicios de entrenamiento resulta herido en el ojo derecho y es licenciado.

En sus primeros años como estudiante de Derecho en la Ciudad Universitaria de Mont Saint-Aignan se declara como un exaltado político de ultra derecha. Participa en los actos de violencia de la OAS. Traba contacto por entonces con Ana Gouin, militante de izquierdas y a través de ella con su madre Jacquie Gouin, periodista en el semanario «El Nuevo Informador», de tendencia izquierdista. Posteriormente, tras la muerte de su padre, se traslada a París y cambia de bando político.  Butron se mueve en ese ambiente como pez en el agua; al margen de sus ya mencionados trabajos como sicario para la extrema derecha y escritor para la extrema izquierda, ejerce de pornógrafo para millonarios americanos y traficante de armas para las guerrillas centroafricanas. Y es así como acaba siendo utilizado como señuelo para atraer a N’Gustro, -trabaja como su guardaespaldas, e interfiere en la política, por diversión, por dinero y por la fama que ello le reporta-, un notable líder socialista panafricano, hasta las garras de sus enemigos políticos, con la colaboración de la policía francesa y la connivencia de los servicios secretos norteamericanos.

«El caso N'Gustro» bebe de las fuentes del secuestro de Al Medhi Ben Barka, miembro de la oposición marroquí. Ben Barka había luchado por la independencia de su país y fue secuestrado 29 de octubre 1965 en París por los servicios secretos marroquíes, probablemente con la complicidad del gobierno francés, y con posterioridad es torturado y asesinado. Después de la independencia de Marruecos en 1956, el partido de Ben Barka –Istiqlal- se dividió en dos fracciones. Una fracción se mostró de acuerdo en participar en el poder, pero la fracción demócrata, «Unión de Fuerzas Populares de Marruecos», se negó a ocupar cargos ministeriales. Ben Barka pertenecía a la segunda fracción política. Rápidamente se ganó una gran popularidad, por lo que fue acusado de organizar un complot contra el rey Hassan II. Así que fue exiliado. Durante su ausencia, el Gobierno marroquí condenó a los exiliados a muerte. Su asesinato fue orquestado por el ex ministro del Interior, el general Oufkir, que se encontraba en París en 1965. El escándalo fue silenciado por las autoridades y no se ha aclarado completamente hasta hoy.

La estructura de la novela no deja la más mínima evidencia de su  originalidad. Gran parte de la historia tiene lugar en Rouen donde Manchette comenzó a hacer campaña en contra de la guerra de Argelia. Se trata de un monólogo. Henri Butron, pálido y sudoroso, sentado a solas en un oscuro despacho, registra su confesión en una cinta, que será finalmente destruida por la policía. A través de su relato (que comienza en su juventud y acaba con su intervención en el caso N’Gustro) asistimos a los convulsos años cincuenta y sesenta en la Francia de la época; una época marcada por la Guerra de Argel y el proceso de descolonización, por las luchas entre extremismos de todo corte y color, y por un malestar en la cultura que culminará en los acontecimientos de «Mayo del 68». Asistimos a continuación a la muerte de Butron a manos de dos sicarios contratados por los servicios secretos de la hipotética República de Zimbabul. El futuro dictador, el mariscal George Clemenceau Oufiri, actual ministro del interior de la tal República de Zimbabul, mata el tiempo escuchando la grabación en la que Butron ha registrado la historia de su corta vida, a la espera de su traslado a su país. La policía francesa conforma el asesinato en un suicidio y destruye el casete que contiene la confesión, así como las imágenes tomadas por Butron durante el secuestro de N´Gustro.

Los capítulos en los que Butron narra su vida y aquellos en los que Oufiri espera su traslado a Zimbabul se suceden con alternancia, estableciendo un juego emocionante de piezas de rompecabezas que degeneran en un thriller tenso y de ritmo nervioso. Por supuesto, nos es imposible adivinar los entresijos  del secuestro que inspiraron la novela. Sin embargo, podemos reflexionar sobre su impacto y lo que tiempo después se reveló como un verdadero golpe de Estado ejecutado en territorio francés, en el centro de París, en los Campos Elíseos. Un evento en el que no se hizo la luz y que parece aún molestar a algunos.
Con «El caso N´Gustro» Jean-Patrick Manchette inicia una nueva forma de novelar. Politiza -sí, radicaliza- la tradición francesa de hacer novela de una manera áspera y bronca y adopta la violencia y el sexo como recursos estilísticos. Esta nueva forma de narrar se ampara bajo el calificativo de Neo-Polar. "El caso N'Gusto" no es sólo su primera novela en solitario –antes había publicado un trabajo conjunto con Jean-Pierre Bastid bajo la denominación «Laissez bronzer les cadavres!»- sino que supone una ruptura radical con la «Série noire» francesa de los años 1950/60. 
Después de más de 40 años, hay quien considera que «El caso N´Gustro» sobrevive únicamente sobre la base de trucos estilísticos, que ahora dominan muchos otros autores. Sin embargo la novela tiene mucho más que ofrecer que un puro entrenamiento estilístico. En su tiempo supuso una especie de provocación; con un lenguaje que se reveló como escandaloso. Con ese estilo suyo tan rápido y moldeable, tan lleno de humor negro, cuajado de buena literatura, con una jerga cercana a lo coloquial, en la que se desliza constantemente la referencia culta, Manchette nos cuenta una historia de violencia, conspiraciones y preguntas acerca de cómo deberían ser las cosas y cómo son realmente.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------