Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

viernes, 1 de abril de 2016

EL TEMBLOR DE LA FALSIFICACIÓN. (Patricia Highsmith)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
EL TEMBLOR DE LA FALSIFICACIÓN. (The Tremor of Forgery)
Patricia Highsmith
TRADUCCIÓN: Maribel de Juan
ANAGRAMA (COLECCIÓN COMPACTOS)
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
«El temblor de la falsificación» (1969) aborda un asunto muy familiar para Patricia Highsmith, «la falsificación como tema literario». Sin embargo, las falsificaciones en las que incurren los personajes de Patricia Highsmith son muy peculiares, éstas terminan por convertirse en una transformación “real”, en una reinvención de sí mismos. Esto es lo que le ocurre a Ingham, el protagonista de esta novela, quien, a raíz de su viaje a Túnez, sufre un vuelco en su manera de ser que le transforma radicalmente. 

Entre las preocupaciones recurrentes de Highsmith se encuentra el estudio de la psicología de la delincuencia, tema se analiza en detalle aquí. No obstante, su obsesión por la dualidad -ya sea en la personalidad, las costumbres culturales, o los puntos de vista políticos- destella con luz propia en esta narración. Howard Ingham, el protagonista de «El temblor de la falsificación» es un escritor en ciernes que aún no ha saboreado la gloria de la fama. El tema de la dualidad es tan reclamado en esta obra que lo encontramos no solo en el título del libro, sino también en el argumento de una novela que Ingham está escribiendo sobre un banquero que está malversando en secreto los fondos de su empleador. La delincuencia juega un papel importante en la vida de Ingham, al igual que en la de Dennison, el protagonista de su novela. Sabemos que Dennison es un criminal y un ladrón; lo que nunca llegaremos a saber es si Ingham es otro ya que, en la narración, queda en duda el hecho de que pudo haber matado a un hombre. Tal vez «El temblor de la falsificación» sea la más sutil e insidiosa de las novelas de Highsmith ya que es inusual la forma en que incorpora el comportamiento criminal a una supuesta trama sencilla. Hay robos, hurtos, ataques a un perro, una muerte violenta -sin duda un asesinato-. Aunque la delincuencia está presente, el mundo de Highsmith es un mundo de sombras, un mundo de eventos ambiguos y desconcertantes; donde las percepciones y los testimonios se contradicen entre sí a lo largo de la acción. Nunca sabemos qué punto de vista hemos de creer, incluso el de nuestro héroe, aparentemente inocente, nos produce dudas. Sin embargo, el crimen no es la preocupación principal de Highsmith. Nunca lo fue a lo largo de toda su obra. Esta novela es más un estudio de la disparidad cultural y política, y sus efectos sobre los residentes en un país extranjero. También es, curiosamente, algo así como un tratado sobre el amor, un discurso sobre el amor en todas sus formas, desde la amistad platónica al deseo erótico.

La reputación de Highsmith se basa en el desarrollo de la novela negra oscura, aquella que explora los motivos, el impulso criminal y el lado sombrío de la naturaleza humana. Ingham se encuentra en Túnez, a petición de un amigo –el director de cine John Castlewood - que le ha contratado para escribir el guion de una película que piensa rodar en ese país. Pero el guion pronto pasa al olvido cuando el director muere repentinamente en circunstancias sospechosas. Ina, amante de Howard Ingham, se toma su tiempo para contactar con él por carta y explicarle, de una manera vaga, las causas de la muerte súbita de John. A Ingham se le hace complicado decidir si debe volver a casa o permanecer en Túnez, en gran parte debido a las cartas «peculiares» y esporádicas que recibe de Ina. Cada vez que él le escribe derrama su amor en unas cortas líneas, pero las cartas que recibe de ella no están en consonancia con las suyas. Ella decide contar toda la historia de la muerte de John Castlewood después de repetidos intentos por parte de Ingham para que lo haga. Uno empieza a sospechar que Ina es cómplice de lo que al principio se describe como un accidente y después como un suicidio. Las epístolas de Ina dejan entrever cierta intimidad entre ella y Castlewood, que va más allá de la simple amistad. Mientras tanto Ingham se adhiere a su máquina de escribir, redactando página tras página de su novela sobre la duplicidad del banquero. Ingham le ofrece su amistad a dos  extranjeros residentes en Túnez. El primero, Francis Adams, es excesivamente amable; un personaje cuya soleada máscara encierra la personalidad de un fanático político y religioso que revela ser un intolerante de la peor especie. El otro es el artista Anders Jensen, de visita desde su Dinamarca natal y cuya mayor afición consiste en dormir con jóvenes árabes. Jensen tiene un perro llamado «Hasso» que también jugará un papel importante en esta historia. 

Desde que vive en Túnez, Ingham se ve gradualmente influenciado por la aparente ilegalidad e inmoralidad de los árabes que va conociendo. Él le dice a Ina: “... si a uno le roban cinco o seis veces, puede que tenga el impulso de robar a su vez, ¿no crees? El que roba un poco en los negocios, sale perdiendo, si todos los demás están estafando”. El descubrimiento, una noche, de un hombre muerto en plena calle cambia su comportamiento. Se da cuenta que es innecesario dar aviso a la policía y su indiferencia tiene consecuencias nefastas más tarde, cuando se ve obligado utilizar su máquina de escribir como arma arrojadiza contra alguien que trata de entrar en su bungalow. Ingham le comenta los acontecimientos, de una manera un tanto vaga, a su verdadero amigo y confidente, Jensen. Pero Adams se entera del ataque y empieza a sospechar que Ingham está tratando de encubrir el asesinato de un ladrón local que ha desaparecido recientemente. Por esos entonces Ina se presenta en Túnez a pasar sus vacaciones con Ingham. Su acercamiento a Adams -con quien comparte sus pensamientos- altera el tono de su visita de una reunión amorosa a una de sospecha, donde la desconfianza y la traición juegan un papel importante.

La novela se desarrolla a un ritmo muy lento, un ritmo muy apropiado para una historia lánguida, donde el desarrollo de las amistades, las conexiones, los afectos, la alegría y la felicidad encuentra terreno abonado para su florecimiento. En las páginas finales Highsmith revela unas cuantas sorpresas, algunas de las cuales han sido consideradas ambiguas por parte de la crítica. La misteriosa desaparición del ladrón árabe deja de ser de repente tan misteriosa e Ingham puede no ser el mal hombre que se cree. . .
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------