Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 27 de mayo de 2017

LOS MARES DEL SUR. (Manuel Vázquez Montalbán)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LOS MARES DEL SUR
Manuel Vázquez Montalbán
EDITORIAL PLANETA, S. A.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En esta ocasión, Pepe Carvalho no llega sólo, lo hace de la mano del galardón del Premio Planeta que le fue concedido en 1979 con sus envidiables ocho millones de pesetas y una tirada de 153.000 ejemplares. Es ésta quizás la novela más leída y traducida de la saga y con ella Montalbán se apañó premios, fama y muchos lectores. Aunque el escritor impuso su estilo en terrenos tan dispares como el ensayo, el teatro, la narración y la poesía, no se puede negar que se siente en su salsa en escritos de narrativa de estructura popular, cual esta serie de Carvalho.

Entre los elementos que apoyan este viaje literario por «Los mares del sur» destaca la existencia de una trama incubada en un asesinato, la presencia de un protagonista ya asiduo y las descripciones minuciosas de los escenarios. Aquí la exposición  de indicios, la crítica de gestos externos y el análisis irónico de la sociedad armonizan muy bien con la estructura general del producto. Sin embargo no nos encontramos ante una obra policíaca al uso, no nos llevemos a error. Es ésta una novela que rompe con la estructura del género. Las disposiciones de la narrativa policial son aquí quebradas conscientemente y con determinación. Sólo se conserva una vaga estructura formal que se confunde con una sucesión de entrevistas que el detective lleva a cabo con diferentes personajes pertenecientes a capas sociales diversas: desde un noble incrédulo, a un policía facha, un traficante, un taxista, una viuda de buen ver, algún que otro obrero y hasta una  militante de izquierdas. 

En la Barcelona de 1979, en vísperas de las elecciones municipales, Pepe Carvalho tiene que investigar las andanzas en su último año de vida de un significado hombre de negocios. El cadáver del constructor Stuart Pedrell, cincuentón en crisis, aparece en la Trinidad, con la cabeza recostada sobre cascotes de ladrillo, los ojos abiertos y las manos como caracoles de mármol enfrentados al cielo. Pedrell se había despedido de su familia hacía un año con el pretexto de un viaje a la Polinesia. Cuando Carvalho comienza a conocer la peculiar  personalidad de la víctima –sus aficiones intelectuales y su obsesión por seguir los pasos de Gauguin y emigrar a los mares del sur- va desenredando un complicado embrollo que tiene como fondo un sentimiento profundo de frustración general. «Todos supusimos que había marchado hacia Bali o Tahití o las Hawai, qué sé yo, y desde luego supusimos que sería una crisis pasajera. Pasaron los meses, hubo que hacer frente a una situación que parecía irremediable, hasta el punto que la señora Pedrell es hoy la que lleva los negocios y, finalmente, en enero esta noticia: el cuerpo de Stuart Pedrell aparece en un descampado de la Trinidad, apuñalado, y hoy sabemos con certeza que nunca llegó a la Polinesia.»

En la «serie Carvalho» Barcelona debe ser entendida como un personaje más. Y es que más allá de un mero decorado pasivo el espacio urbano barcelonés se manifiesta en el continuo hormigueo de Carvalho por sus barrios, sus calles, sus plazas, sus restaurantes y sus edificios singulares y representativos. En este recorrido con vocación de retrato Montalbán plasma la realidad física y social de la ciudad en la que vive y trabaja, ciudad con la que llega a mantener una relación de amor-odio. Ya lo comenta muy bien Paco Camarasa, el librero barcelonés, en el prólogo de «Huidas», uno de los tomos recopilatorios de la editorial Planeta: «De nuevo Barcelona y sus distintas Barcelonas. Una ciudad real y evocada que no produce en Vázquez Montalbán una novela localista ni costumbrista. Hoy esa Barcelona no existe físicamente pero la podemos vivir, oler, caminar, oír, beber y tararear a través de las páginas de Tatuaje, Los mares del sur o El balneario.»

«Los mares del sur» es un decurso de entrevistas yuxtapuestas sin que ello debilite una narración hábil, repleta de oficio, que por su tratamiento moderno se aleja del realismo al uso y,  por momentos, alcanza lo poético. Abunda aquí la parodia, la crítica, la sátira, el discurso y la descripción. Es innegable que en la novela se advierten elementos propios del género negro: la explotación estructural, un muerto como explicación de las injusticias existenciales, un investigador privado, las luchas de clase... pero todo ello se desarrolla al amparo  de la transición política y la aparición de la nueva democracia burguesa. Ésta, no podía ser de otra forma, sigue cometiendo las mismas tropelías que se adivinaban durante el período dictatorial. La incorporación de un marco histórico concreto, la España posfranquista, no es algo casual en Montalbán. Responde a una cuestión real. Es un guiño a la izquierda desmemoriada que ha terminado por abandonar su lucha anterior y ha hecho del olvido del franquismo y la guerra civil sus señas de identidad.

La saga negra de Montalbán es una manifiesta demostración de su particular visión del mundo, una visión fatalista y burlesca que  ha sido recogida con posterioridad por la nueva narrativa negra mediterránea. Muchos de los cánones con los que Vázquez Montalbán moldeó su novela negra están hoy presentes en la obra de Márkaris y Camilleri. El propio autor llegó a manifestar que las novelas de Carvalho son “novelas realistas, crónicas de lo que va a ser la vida española de transición desde la decadencia del franquismo”. La novela de Montalbán es pues una novela de «crónica», donde se incluye un discurso contracultural y escéptico opuesto al mensaje oficialista: el discurso del desencanto. En él la opresión y la explotación estructural se enmarcan dentro de un contexto histórico en el cual se describen detalladamente los ambientes. En «Los mares del sur» esta injusticia estructural se simboliza en la especulación inmobiliaria llevada a cabo durante el franquismo por medio de la construcción del barrio de San Magín, un barrio ficticio construido en las proximidades de Hospitalet, sin ninguna capacidad de aportar bienestar y que además se llevó a cabo para alojar a inmigrantes pobres. San Magín no representa el sur utópico sino el sur creado por la modernidad, el sur pobre y olvidado, el sur de la clase proletaria, el sur generado por el milagro económico franquista. Allí en el sur barcelonés, en el barrio de San Magín, Carbalho descubre que el millonario Pedrell ha encontrado su Tahití particular, viviendo sus últimos días bajo el nombre de Antonio Porqueres. Después de enredarse con una trabajadora comunista es herido de muerte por el hermano de ésta y abandonado en un solar de la Trinidad. Efectivamente, como señala Carvalho, Stuart Pedrell viajará a los mares del sur... pero en metro.    
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------