Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

domingo, 14 de junio de 2015

UN ÁNGEL NEGRO VOLÓ SOBRE HARLEM

CHESTER HIMES BOMAR
Jefferson City (Missouri),  29 de julio de 1909 /
 Moraira (Alicante) España, 12 de noviembre de 1984
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Vida y obra de Chester Himes

A diferencia de los escritores más sublimes del relato criminal –Chandler, Hammett, Highsmith- que fabularon en pos de una visión tremendista del hampa de su tiempo, Chester Himes, delincuente antes que escritor, se limitó a reproducir una realidad que conocía perfectamente. Himes nunca olvidó nada, y mucho menos su orgullo y su ira. En ningún momento de su vida dejó que la pobreza y la indiferencia del mundo se apartasen de su lado. Chester Himes nunca fue un hombre libre.

Hijo de una familia de clase media, Chester Himes Bomar nació el 29 de julio de 1909 en Jefferson City –Missouri- y creció en la propia Missouri y Ohio. Sus padres fueron Joseph Sandy Himes y Estelle Bomar Himes. Chester se educó en una familia no ajena a los libros y la escritura. Su padre fue profesor de  metalurgia en el Lincoln Institute. Sin embargo, la dominación de su padre de piel oscura por su madre de piel clara fue una fuente de profundo resentimiento que dio forma a la perspectiva racial de Himes. Su padre también enseñó en Alcorn State  de Mississippi y en el Instituto Branch de Arkansas. Los traslados frecuentes de la familia, así como el cegamiento accidental de su hermano, afectaron aún más su infancia. Estudió en el instituto de Cleveland (Ohio) y en la Universidad de Columbus, de donde fue expulsado en 1926, tras su detención, por participar en un robo. Por aquel entonces ya se desenvolvía en ambientes delictivos y relacionados con el juego. La adolescencia de Himes transcurrió en Ohio en la década de los años 20 y trazó una trayectoria punteada de bebidas, prostitutas y crímenes. Fue ayudante de camarero en un hotel elegante al este de Cleveland y perdió su virginidad con “una fea puta grasa y vieja”. Se inscribió en la Universidad Estatal de Ohio y fue expulsado bajo presión después de que llevó a un grupo de lo él denominó “estudiantes jóvenes negros apropiados” a una danza de fraternidad en un burdel. Himes conoció a su primera esposa, Jean Johnson, en una fiesta relacionada con el mundillo del opio. Fue detenido por un robo de armas en Ohio, por utilizar cheques sin fondos en tiendas de ropa y, finalmente, por el robo a mano armada a una pareja de ancianos de Cleveland Heights. En diciembre de 1928, Himes recibió una pena de prisión de 20 a 25 años de trabajos forzados.

Himes escribió «Yo llegué a la edad adulta en la Penitenciaría del Estado de Ohio». Contaba tan sólo 19 años de edad cuando ingresó en ella y fue entonces cuando empezó a escribir historias cortas. Publicó sus relatos por primera vez en los periódicos y revistas para gente de color y en 1934, en la revista Esquire.

Dos años más tarde salió en libertad condicional y emigró con Jean a California, el escenario de su primera novela, «If He Hollers Let Him Go» (Si grita, déjalo ir), 1945. Ya en California redacta un primer borrador de su experiencia penitenciaria, que con posterioridad dará lugar a una de sus obras más escalofriantes, la autobiográfica «Por el pasado, llorarás» (Muchnik Editores, 1998). Corre por aquellos días el año 1941 y Himes se emplea en industrias de guerra alrededor de Los Ángeles y San Francisco.

En 1945, tras la aparición de “If He Hollers Let Him Go”, se traslada a Harlem. Será el gueto neoyorquino el que inspirará las páginas que le procurarán la celebridad, pero lo hará en la distancia ya con Himes instalado en París. Resentido por la pobre acogida de «The Lonely Crusade» (Una cruzada en solitario), 1947 y «Cast the First Stone» (Tirar la primera piedra), 1953, Himes se traslada a París el mimo año de la publicación de esta última obra. Antes de embarcarse, se deshace de Jean -posiblemente Chester pensó que una esposa negra sería una desventaja en Europa-. Tres años más tarde, Marcel Duhamel, el editor de la editorial Gallimard de novela negra, -“La Série Noire”-, y el traductor francés de “Si grita dejarlo ir”, le convencen para que escriba una novela de detectives sobre Harlem. Nace así «For Love of Imabelle» (Por amor a Imabelle), 1957, primera obra de la serie Harlem. Al igual que tantos músicos de jazz, el escritor descubre que, en la capital francesa, su raza no le criminaliza inexorablemente como sucede en su país. La publicación francesa de sus obras, convenientemente aligerada de los fragmentos más violentos –podríamos decir que «escabrosos» para la crítica de la época- llama la atención del mundillo literario galo.

Las novelas publicadas por Himes durante su estancia en la capital francesa pueden parecer una mezcla idiosincrásica de mensaje y locura. Las armonías proletarias raciales de «If He Hollers Let Him Go» (Si grita, déjalo ir), 1945, le llevan a expresarse con las siguientes palabras: «Eso es todo lo que quería -sólo ser aceptado como un hombre- y sin ambición, sin distinción, ya sea de raza, credo o color». Así Chester Himes creó, casi sin darse cuenta a la edad de 47 años, una obra incisiva, radical y duradera. La  hipersaturación de detalle en las novelas de Harlem -resaltando primeros planos de rostros, calles, nombres de tiendas, callejones secretos y la violencia del acto delictivo- le inclinan hacia la desorientación y el surrealismo. Pero es el foco vigoroso de los detectives Ataúd Ed Johnson y Grave Digger Jones quien proporciona coherencia a sus relatos. Es en él donde confluyen sus personajes imperecederos: la monja travesti, Goldy, en «For Love of Imabelle» (Por amor a Imabelle), 1957, o el motociclista decapitado en «All Shot up» (Todos muertos), 1960.

Himes -un escritor noir notable- vivió para ver su trabajo reconocido y revivió, no sólo en Europa como Goodis y Thompson, sino que fue el primer escritor negro estadounidense en recibir el prestigioso Grand Prix de la «Littérature policière» francesa. Su notoriedad alcanzó incluso a su país de origen, los Estados Unidos, donde fue aclamado durante un par de retornos triunfales en los años anteriores a su muerte, acaecida en España en 1984. Sus libros entran y salen en la actualidad de forma natural y continuada de la imprenta. Pero sus novelas de Harlem –engendradas y consignadas inicialmente a través de la puerta trasera de la novela negra- lo han hecho mundialmente famoso y lo han situado a la altura de otros reconocidos autores del género.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------