Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

miércoles, 9 de julio de 2014

LAS CUATRO CARAS DE MARLOWE


Del papel al celuloide
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Creado por Raymond Chandler y protagonista de siete de sus novelas, Philip Marlowe llega a la gran pantalla en 1944, en "Historia de un detective", película basada en la novela "Adiós muñeca" (1940) y en la que el investigador adopta los rasgos del actor Dick Powell. Para éste la obra supone un cambio en  su registro interpretativo ya que hasta entonces su filmografía está centrada en los musicales.
La búsqueda de un collar de jade y de una mujer de nombre Velma inician la andadura de Philip Marlowe por el sombrío universo urbano que describen las imágenes de la película. La investigación conduce a Marlowe por las escabrosas sendas de un mundo en descomposición y sin salida, donde las clases bajas subsisten de mala manera al tiempo que los ricos ejercen el chantaje, la extorsión y el asesinato sin ningún tipo de escrúpulos. Dick Powell realiza una interpretación del personaje en la que se echa de menos la dureza y la ironía socarrona de las que unos años más tarde hace ostentación Humphrey Bogart en la representación de "El sueño eterno" (1946).

Sin poder contar con la colaboración de Chandler para la adaptación cinematográfica de "El sueño eterno" (1946) ante la negativa de la Paramount a ceder los servicios del escritor, el director y productor de la película Howard Hawks, acaba creando una verdadera obra maestra, que consigue trasladar de forma fiel a la pantalla el espíritu de Chandler. La película fija el arquetipo del protagonista -el detective Philip Marlowe- apoyándose en la interpretación que Humphrey Bogart hace del mismo. Humphrey Bogart, cínico, duro, individualista y absoluto dominador de la situación se vale de su aplomo e inteligencia para dar con las claves precisas con que  enfrentarse a toda la escala social que deambula por los senderos del laberinto en el que se desarrollan sus aventuras. Marlowe, honesto, bebedor y escéptico, no es un héroe de cartón piedra, al contrario, da muestras de ser bastante humano. Sufre, desea y es capaz incluso de mentir. El atractivo que subyace en su persona se debe más a su calidad romántica que a su dureza. Bogart hace que su personaje sea extrañamente cínico y honesto a la vez, una figura convertida en testigo mudo de un universo que se precipita hacia el vacío.
El chantaje que sufre Carmen Sternwood, una joven y rica californiana, por culpa de su vida poco ordenada, es el motor que pone en marcha la intrincada trama argumental que preside el desarrollo narrativo de la película. Las imágenes de la cinta son el espejo en que se refleja la corrupción, la crisis de valores y el afán de poder de la corrupta sociedad en la que se desenvuelven los personajes.

“La dama del lago” (1946) es una película basada en la obra homónima de Raymond Chandler, que se publica en 1943, y que forma parte de la serie protagonizada por el detective Philip Marlowe. Este film supone el debut como cineasta de Robert Montgomery y cuenta, inicialmente, con la colaboración como guionista del propio escritor. Montgomery, director y al mismo tiempo protagonista de la historia, utiliza el recurso de la cámara subjetiva, que actúa de manera artificiosa dentro de la ficción, como si se tratase de los ojos del personaje. Este recurso provoca que, salvo contadas excepciones, Marlowe no aparezca físicamente en pantalla.
Adrienne Fromsett, redactora jefe de una importante editorial de revistas de crimen, encarga a Marlowe la búsqueda de la desaparecida mujer de Derace Kingsby, su jefe, con quien pretende casarse cuando aquel adquiera el divorcio de su esposa. A partir de este momento se desarrolla una enrevesada intriga, apoyada en una estructura argumental que carece de fuerza en las imágenes y que no despierta el interés en un trabajo que por momentos resulta monótono y aburrido.

En 1947, Philip Marlowe reaparece en el cine con el rostro de George Montgomery en «The Brasher Doubloon», una adaptación de «La ventana alta». Aunque su realización es aceptable, el impacto de «El sueño eterno» limita sensiblemente su alcance. Muchos espectadores culpan al actor principal George Montgomery del fracaso de la película. Es cierto que Montgomery ofrece, posiblemente, la interpretación cinematográfica más débil del personaje de Marlowe; no alcanza ni por asomo las cotas de cinismo y dureza de Bogart, pero es un poco duro sugerir que él es el único culpable. Es preciso entender que hay una diferencia notable entre moderación y pura torpeza. Hay ocasiones en la película en que Montgomery sorprende con un repentino destello de vitalidad o con un matiz que suena realmente verídico. El gran problema es el guion, que defrauda en los diálogos duros que son el sello del género. El director, John Brahm, también es decepcionantemente mediocre. En el lado positivo hay que considerar que la cinematografía de Lloyd Ahern es sabrosa, llena de sombras que se ciernen sobre expresionistas espacios urbanos.
Marlowe acude a una lujosa mansión donde el anciano patriarca de una familia adinerada (en la película es una rica y excéntrica viuda, la señora Murdock, quién desempeña el papel), que vive enfermo y recluido en una estancia de la casa, le encomienda la búsqueda una valiosa moneda conocida como el doblón Brasher (de ahí el título del film). La investigación acaba sacando a la luz un buen número de trapos sucios de la familia.  
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------