Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

miércoles, 1 de abril de 2015

ESE DULCE MAL. (Patricia Highsmith)


ESE DULCE MAL (This Sweet Sickness)
Patricia Highsmith
TRADUCCIÓN: José Luis López Muñoz
ANAGRAMA / Colección Compactos
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El protagonista de “Ese dulce mal” es David Kelsey -químico brillante e ingeniero jefe en una empresa de fabricación de plásticos- quien vive en una casa de huéspedes en la ciudad de Froudsburg, en el estado de Nueva York. Cada fin de semana David deja su pensión para pasar el tiempo con su madre enferma en una clínica de reposo; o al menos eso es lo que dice a sus pocos amigos y a los demás residentes de la posada. De hecho su madre falleció años atrás, y él pasa sus momentos de solaz en una mansión antigua situada en un lugar apartado al norte del estado. La casa fue comprada bajo el nombre de William Neumeister -literalmente “nuevo amo” en alemán-, y allí David se devana los sesos pensando en Annabelle, la mujer que perdió unos dos años antes y que se encuentra casada con otro hombre -un giro de los acontecimientos al que él se refiere como “la situación”-. Ni que decir tiene que David está peligrosamente obsesionado por ella, una obsesión que lo lleva a extremos cada vez más retorcidos...

David sólo tiene un amigo, Wes Carmichael, un compañero de trabajo recién casado que no es muy feliz en su casa y al que odia oírle hablar de las peleas constantes que mantiene con su esposa. En la pensión conoce a Effie -que está claramente enamorada de él- y a quien rechaza, al tiempo que centra todos sus pensamientos en conseguir a Annabelle. Le escribe cartas apasionadas y comienza a llamarla, burlándose de la vida que sostiene con su esposo Gerald, incluso después de tener conocimiento de que ambos acaban de tener un bebé. La visita, imaginando que ella le aguarda y establece una confrontación ligeramente absurda pero básicamente triste con Gerald. Éste no es más que un hombre de negocios, no tan brillante como David, pero, a fin de cuentas, es el padre que Annabelle eligió para su hijo. La importancia de esto último es algo que, de hecho, David desoye en su fantasía de lo que podría llegar a ser su vida con Annabelle.

David persiste en sus escritos y un nevado fin de semana de enero un auto se presenta en su casa. Gerald ha tomado un par de copas y trae consigo un arma de fuego, decidido a increpar a David por última vez. Se produce un altercado entre ambos seguido de un pistoletazo, y Gerald cae muerto tras golpearse la cabeza. David lleva el cuerpo a la comisaría para informar de la muerte, afirmando no saber a quién pertenece. Pero, ¿cómo supo Gerald dónde encontrarlo?... Para empeorar más las cosas, Annabelle se empeña en conocer al misterioso señor “Neumeister”, quien por cierto, ha puesto pies en polvorosa. Ante tanto contratiempo David decide vender la casa. Poco a poco e inevitablemente, sus mentiras se vuelven cada vez menos plausibles y pronto sus dos vidas quedan al descubierto al tiempo que emprende una carrera irrefrenable hacia la muerte.

La narrativa de Highsmith está poblada de escenas de doble personalidad, de vidas ocultas y de conmutadores de identidad. Los temperamentos fuertes generalmente asfixian a los más débiles, en unos juegos de poder fascinantes, narrados con un estilo lúcido y poco sentimental. Algunos críticos han aducido que los personajes femeninos no están tan bien conseguidos como los protagonistas masculinos. Y eso es verdad hasta cierto punto, aunque para ser justos, en este relato todo se ve exclusivamente bajo los ojos de David, a pesar de que la historia no está contada en primera persona. Effie y Annabelle simbolizan la desintegración mental de David y por momentos tienden a ser irritantes, si bien la intención de Highsmith no es ocultar las tendencias sociópatas del protagonista. Debido a un final redundante, la intensidad del relato tiende paradójicamente a disminuir a medida que se llega a su conclusión cuando todo parece derrumbarse alrededor del protagonista. En última instancia éste busca algún tipo de aprobación e incluso una especie de absolución, a pesar de que sigue siendo en gran medida inconsciente de qué es lo que ha hecho mal. 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------