Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

viernes, 30 de diciembre de 2016

LA GRANJA. (Tom Rob Smith)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LA GRANJA (The Farm)
Tom Rob Smith
TRADUCCIÓN: Javier Guerrero
SALAMANDRA BLACK
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
«La Granja» establece un patrón con el que los lectores se sienten ya familiarizados. El pintoresco pero aburrido pueblo rodeado de granjas aisladas en un distrito dominado por un patriarca poderoso pero taciturno, la desaparición de una mujer joven y vulnerable, que es reivindicada por una investigadora femenina poco fiable, y el barniz de respetabilidad de una sociedad que los leedores no tardan en sospechar que esconde algo podrido. Pero Smith, el autor, cuya madre es sueca, está recreando un juego muy complicado. El mundo que ha creado inicialmente puede parecer divertido, pero éste es un libro cuidadosamente trazado, lleno de historias dentro de otras historias, historias éstas que se desenredan gradualmente para confundir nuestras expectativas.

El relato de «La Granja» es el relato de Daniel, un joven londinense de 29 años, de madre sueca y padre inglés, que han renunciado a su negocio de jardinería en Londres para retirarse a un paraíso rural al sur de Suecia, país natal de ella. Daniel vive en Londres con un compañero Mark, y, cuando se abre el libro, él recibe una llamada telefónica de su padre, Chris, para comunicarle que su madre, Tilde, ha desaparecido después de sufrir un brote psicótico. Poco después Tilde se presenta en Londres llena de acusaciones contra su marido y portando una cartera repleta de pruebas. Sin solución de continuidad nos tropezamos a Tilde en casa de Daniel comunicándole que no hay nada malo en ella, que todo se reduce a una conspiración para recluirla en una clínica psiquiátrica.

La mayor parte del libro se centra en un «tête à tête» entre Daniel y Tilde, en el que ésta trata de poner en evidencia la claridad de sus afirmaciones. Es algo así como una sesión de terapia: Daniel escucha pacientemente el testimonio de su madre que viene respaldado por notas y anexos. Y este testimonio es esencialmente el siguiente: ella insiste que su marido ha sido corrompido por un vecino carismático, un poderoso agricultor de nombre Håkan Greggson, que tiene al resto de la comarca, entre ellos al alcalde, como esclavos. Para colmo de males, el tal Håkan se ha dispuesto a ridiculizar a Tilde, y lo hace por medio de desaires sutiles en las reuniones sociales. Mientras que toda la región está esclavizada por Håkan, Tilde detecta algo siniestro en él y se dispone a investigar. La hija adolescente adoptiva de Håkan, Mia, la única persona de color en la comunidad, ha desaparecido. Tilde está convencido que su marido, Chris, ha sido inicializado en un grupo de hombres que explotan sexualmente a mujeres jóvenes y que es cómplice en el asesinato de Mia. «Abusando de las niñas. Abusando de las niñas adoptadas. El sistema de adopción se ha corrompido. Estas niñas son vulnerables. Las perciben como una propiedad.» La verdad, desde el punto de vista de Tilde, se revela como consecuencia de una operación que ha llevado a un poderoso grupo de gente a desacreditarla y, en última instancia, a encerrarla donde no pueda causarles daño.

Uno de los muchos aspectos fascinantes de «La Granja» es que prácticamente la totalidad de sus protagonistas abriga algún secreto; Daniel no ha comunicado a sus padres que convive con un hombre; Tilde, a su vez, no ha comunicado a su hijo un acontecimiento clave de su adolescencia, un acontecimiento que marcará definitivamente su existencia...

La narración es propulsada por la decisión que debe tomar Daniel: ¿Creer la versión de los hechos de Tilde o llegar a la misma conclusión que su padre, que a su madre le flojean las mientes, o dicho de otra forma que su madre está mal y necesita tratamiento inmediato? Según las propias palabras de Tilde, ¿está ella «non compus mentis»? ¿No está en su sano juicio? Daniel es, por lo que a su madre se refiere, juez y jurado, así como médico de admisión.

En el fondo «La Granja» es un thriller psicológico. ¿Está la madre de Daniel verdaderamente loca o está siendo incriminada? En cuanto a las conspiraciones que parece ver en cada esquina, ¿son reales o son consecuencia de su fantasía paranoica? El drama aumenta por el tema de la lealtad dividida. ¿Es su padre un marido dañado o está siendo acosado por las reivindicaciones de su madre? Tal vez debido a las destartaladas pruebas existentes en la cartera de su madre, Daniel no se muestra consciente de la amenaza. Para Tilde existe un peligro en la comunidad, un sentimiento latente de sentidos compartidos. Ella es sospechosa debido a los interrogantes de su vida –huyó de Suecia a los dieciséis años debido a un trauma personal y se trasladó a Inglaterra, donde se casó y crió a su hijo- además de por su independencia.

Sin embargo, ésta es la intención de Smith; él quiere que cuestionemos su historia, su deseo es mantenernos en el mismo estado de suspensión en el que habita Daniel. «Aunque nunca había dudado de los detalles del relato de mi madre, sí cuestionaba sus interpretaciones de los hechos». Esta reflexión sugiere que la cordura está en el ojo del espectador, que la realidad es difícil de alcanzar. Smith sin embargo no está dispuesto a mantenernos en ese territorio incierto. Él ata los cabos sueltos, la realidad es que telegrafía el resultado desde el principio. Sin embargo, para un hombre atrapado entre dos padres muy diferentes, Daniel actúa como si realmente no le importara, como si no fuera su familia la que estuviera en juego. «¿Qué podía hacer yo? No había ido allí a buscar venganza, sino información. Algunas ideas violentas cruzaron por mi mente como fogonazos, pero no eran reales. Eran sólo ideas y encima ideas infantiles empeñadas en encontrar una solución, cuando en realidad yo no tenía ya ningún poder.»

Incluso en las páginas finales, cuando Daniel se hace cargo de la historia y se traslada a Suecia con el objeto de «aportar una nueva mirada a los hechos», y nos saca de la habitación cerrada de la imaginación de su madre, él se forja su propio camino a través del misterio y se da cuenta de que no conoce realmente a sus padres. Es poco lo que nos ofrece, y encima demasiado tarde. Smith convierte la novela en una muestra de que el crimen en Escandinavia también conserva la capacidad de sorpresa y conmoción.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------