Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

sábado, 31 de diciembre de 2016

FREDERICK NEBEL Y «LOS CRÍMENES DE LA CIUDAD DE RICHMOND»

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Louis Frederick Nebel vino al mundo el 4 de noviembre de 1903 en Staten Island. Su padre Louis, era sueco, y su madre, Mathilda, germano-estadounidense. A los dos años de su nacimiento sus padres se separaron y Mathilda recibió la custodia de su hijo. Fred se crio en Staten Island sin padre hasta los diez años, fecha en que su madre se casó con un restaurador. A los doce años su madre le dio un medio hermano. A los quince años, cuando aún estaba en la escuela, trabajó como mecánico de coches en el muelle. Su educación fue interrumpida a los diecisiete años cuando un tío de su madre, que tenía una enorme plantación cerca de Alberta, en Canadá, lo invitó a ayudar en la granja. Su experiencia en los bosques del norte se convirtió en su principal fuente de inspiración. En 1925, ya de vuelta en Nueva York, Louis Frederick Nebel convirtió la máquina de escribir en su herramienta de trabajo y se dedicó a producir historias pulp a tiempo completo. Nebel escribió y escribió, y luego escribió un poco más. Su primera historia apareció en la revista Black Mask en 1926, sólo unos pocos años después que lo hicieran Dashiell Hammett y Caroll John Dally. Nebel se convirtió en miembro fundador de la «Escuela Black Mask», el equipo de escritores que trabajaron para esa revista y que defendieron el estilo detectivesco harboiled en la década de los 20.

Durante los años de apogeo de la revista Black Mask dos series alcanzaron los puestos de honor en cuanto a popularidad y seguimiento. Fueron éstas las aventuras del «Agente de la Continental» de Dashiell Hammett y la saga de «Richmond City» de Frederick Nebel. Ambos autores destacaron por su dominio del estilo hardboiled, la profundidad y el humor de sus personajes, la riqueza de sus valores y el variado alcance de sus historias. Pero mientras Hammett es ahora un escritor familiar, Nebel ha sido relegado a las sombras. La razón es muy simple. Mientras Hammett y muchos de sus contemporáneos se dedicaron a escribir novelas de misterio, Nebel siguió apegado a las novelas cortas. A medida que las publicaciones pulp dieron paso a los libros de bolsillo, en la década de los cincuenta, la novela se convirtió en la forma dominante de ficción, dejando a la narración corta poco menos que en el ostracismo.

Nebel debutó en Black Mask en marzo de 1926 con el pseudónimo de «Lewis Nebel». El editor era por ese entonces Philp Cody y las estrellas de la revista Carroll John Daly, Erle Stanley Gardner y Dashiell Hammett. Ese mismo año, cuando Joseph T. Shaw tomó las riendas de la revista se interesó por Nebel y en su primer número, en noviembre de 1926 incluyó «Grain to Grain», basada en las aventuras de dos agentes de policía, un ex-mafioso y un ex-boxeador. Black Mask se convirtió rápidamente en uno de los  principales mercados de Nebel, y le pagó a dos centavos la palabra, el doble de la tasa habitual.

Nebel era un hábil artesano que dejó su sello en la escuela harboiled. Su prosa plagada de diálogos y caracterizaciones agudas es hoy tan fresca como lo fue en la década de los años treinta. Su secreto era simple, al escribir sobre la ciudad de Richmond estaba escribiendo sobre su ciudad natal. El término municipal de Staten Island, en el que nació, es una isla costera del Océano Atlántico perteneciente al estado de Nueva York, territorio coextensivo con el condado de Richmond. Nebel tomó el puerto y las zonas residenciales de Staten Island y las combinó con elementos del Bronx y Manhattan para crear su propia versión a escala reducida de Nueva York. Richmond City parecía muy real.

Y allí, en Richmond City, Nebel recreó las aventuras del capitán Steve MacBride y su amigo, el periodista Kennedy. La serie debutó en Black Mask en el número de septiembre de 1928, bajo el título de «Los crímenes de la ciudad de Richmond». El rótulo es muy apropiado, indudablemente, pues la historia de éstos dos personajes es la historia de la corrupta ciudad de Richmond. Nadie es ajeno a la corrupción en esta ciudad. Jueces, jefes de partidos, comisionados, concejales, magistrados, abogados del Estado e incluso el Alcalde, son susceptibles de corrupción. Pero frente a todos ellos se encuentró el capitán de policía de la ciudad, Steven J. MacBride, el «incorruptible MacBride».

Al igual que la ciudad de Richmond, MacBride y Kennedy llevan el sello de la autenticidad. Durante los primeros números de la serie la estrella fue MacBride mientras que Kennedy no fue más que un miembro sin importancia de su equipo de apoyo. No fue hasta «Wise Guy», en junio de 1930, que Nebel empezó a jugar con otros puntos de vista y Kennedy alcanzó su propia identidad. En los cuentos publicados entre septiembre de 1928 y febrero de 1930 nos tropezamos con la cara más violenta de la ciudad de Richmond. Batallas campales en las calles, con MacBride a la cabeza, y un enorme número de muertos por ambos bandos. Los peores delincuentes son eliminados pero la corrupción es un problema que sigue manteniendo a MacBride a la defensiva. La serie duró nueve años, durante los cuales la ciudad de Richmond fue contemplada como un ser vivo, casi un personaje en sí misma.

A finales de 1928 Nebel viajó a Francia. Allí, su compañero de Black Mask, Nels Leroy Jorgensen, le presentó a la que sería su esposa, Dorothy, hija de uno de los directores de los Almacenes St. Louis. Cuando Dorothy y su madre regresaron a EE.UU. Nebel permaneció en Francia dos meses más. Regresó a Nueva York a principios del verano. Fred y Dorothy se casaron en St. Louis el 12 de mayo de 1930. St. Louis hizo notar su presencia en la obra de Nebel casi inmediatamente. Él se tomó un descanso con MacBride y Kennedy para crear al detective “Donny” Donahue, de la Agencia de Detectives Interestatal, de misión en St. Louis. Donahue hizo su debut en Black Mask en noviembre de 1930. Con el Agente de la Continental ya retirado del servicio, Donahue fue entonces el número uno de la agencia de “Cap” Shaw.

En 1933 los Nebel se habían asentado en Laguna Beach, California. Allí Nebel comenzó a escribir sus únicas tres novelas: «Sleepers East, (1933)», «But Not the End, (1934)» y «Fifty Roads to Town, (1936)», ambientadas en la época de la Gran Depresión. En esos momentos se encontraba, asimismo, escribiendo cuentos para la revista «Dime Detective». Para ella creó a Jack Cardigan, en el molde de Donahue. Cuando comienza la serie, Cardigan se encuentra al frente de la delegación de la Agencia de Detectives en St. Louis. Al igual que Donahue, Cardigan trabajó sólo, aunque a veces aparecía acompañado de una operativa llamada Pat Seaward. A diferencia de Donahue, un personaje relativamente tranquilo, Cardigan tuvo más de una confrontación.

En 1934 el matrimonio Nebel se instaló en el pueblo de Ridgefield, en el condado de Fairfield, Connecticut. Allí encontraron una enorme granja de doscientos años de antigüedad recluida en cuatro acres de tierra. Fue justo lo que deseaban, y sólo a cincuenta millas de Nueva York. Permanecerían allí durante los próximos veinticinco años. En abril de 1937 Dorothy Nebel dio a luz a su primer y único hijo. El niño, Christopher, tuvo problemas con los pulmones y el sistema nervioso. Ese mismo año Nebel renunció por completo a la venta de cuentos a revistas pulp, y comenzó a escribir para revistas del corazón, tales como Collier.

En noviembre de 1958 los Nebel se vieron obligados a vender su casa de Connecticut. La mansión tenía treinta y tres ventanas que había que abrir y cerrar cada día. Cuando la presión arterial de Fred ya no lo permitía regresaron a Laguna Beach, en California, donde todavía conservaban algunos amigos.

Nebel nunca dejó de escribir. En el momento de su muerte el 3 de mayo de 1967, a consecuencia de una hemorragia cerebral, tenía un esquema para una nueva novela y la máquina de escribir con una hoja en blanco a punto para dar inicio a un nuevo misterio.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------