Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

miércoles, 14 de agosto de 2013

LOS ORÍGENES DE LA NOVELA NEGRA

Para encontrar los orígenes de la “Novela Negra” debemos remontarnos a los EE. UU. de Norteamérica, durante las primeras décadas del s. XX. A lo largo de los años crítica ha mirado con recelo a estos autores, considerándolos partícipes de un género menor. No le ha sido fácil a este tipo de literatura ganarse el lugar que hoy ocupa en el panorama literario. En su deambular por esos mundos de nadie ha encontrado la intervención de críticos tan ajenos como los franceses y los hispanoamericanos, para llegar a conseguir el reconocimiento que éstos autores gozan hoy en día.
Hay que recurrir al estudio de  los cambios socioeconómicos que sufrió la sociedad norteamericana en la primera mitad del siglo XX para encontrar las bases de este nuevo género. Se están viviendo los momentos de la Ley seca, del crack del 29 y su posterior crisis. Bajo este panorama se produce una reconversión del género policíaco que deja de lado el divertimento social, se desprende del manto aburguesado de la sociedad decimonónica, y opta  por reflejar la realidad social, la realidad criminal que está viviendo el país en aquellos momentos. La Novela Negra adopta para sí  temas como el  gangsterismo, el crimen político, el canibalismo económico. Y a su vez aporta un tratamiento realista de la temática criminal, con técnicas de origen periodístico, con  un ritmo rápido,  con diálogos concisos, llenos de argot, todo ello encuadrado en ambientes propios del momento y con personajes salidos de la cultura urbana. Entre éstos destacan dos estereotipos de los que el género se apropia y hace suyos: los  detectives brutales, casi tan violentos y cínicos como los delincuentes y el individuo marginado por el sistema. Ambos personajes, sin buscarlo, se encuentran en medio de conflictos, de personas corrientes que por motivos pasionales se convierten en delincuentes, de toda una sociedad sobre la que gravita un fatalismo que determina que los acontecimientos se vuelvan contra ellos.
Destacan como relatos que ponen las bases de este nuevo género las novelas de Dashiell Hammett (“Cosecha roja”; “El Halcón Maltés”; “El agente de la Continental”). Otros escritores asociados al género tan importantes como Hammett son Raymond Chandler (“El sueño eterno”; “La dama del lago”; “El largo adiós”) , James M. Cain (“El cartero siempre llama dos veces”; “Mildred Pierce”; “El estafador”) y Jim Thompson (“El asesino dentro de mí”; “1280 almas”; “Hijo de la ira”). Estos son autores  que marcaron el nacimiento de un género que luego se estandarizaría y que con altibajos pervivirá hasta hoy, con escritores como Donald Westlake, Ed McBain hasta llegar a escritores actuales como James Ellroy, Dennis Lehane o Michael Conelly que han devuelto la brillantez a este género.