Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

martes, 12 de agosto de 2014

LA MIRADA DEL OBSERVADOR. (Marc Behm)

LA MIRADA DEL OBSERVADOR (The Eye of the Beholder)
Marc Behm
TRADUCCIÓN: Beatriz Pottecher
RBA, 2011
Hay una divinidad
que labra nuestros destinos
Hamlet. SHAKESPEARE
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Qué es lo que Dios ve cuando nos mira?

Marc Behm  nace el 12 de enero 1925 en Trenton, Nueva Jersey y fallece el 12 de julio de 2007 en Fort Mahon Plage (Francia). A lo largo de su vida, que se desarrolla en su mayor parte en Francia, ejerce las profesiones de novelista, actor y guionista. Behm genera una gran fascinación por la cultura francesa, mientras sirve en el ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, hecho que, más tarde, le posibilita aparecer como actor en varios programas de la televisión de dicho país, antes de trasladarse allí de forma permanente.

El Ojo, detective desafortunado e incomprendido, empleado de la Watchmen Inc. obsesionado con la desaparición de  su hija, a quien no conoce y de la que sólo conserva una foto escolar de grupo en la que no es siquiera capaz de identificarla, recibe el encargo de investigar a la pareja de Paul Hugo. Tras retirar dieciocho mil dólares de su cuenta Hugo y Lucy Brentano contraen matrimonio en el Ayuntamiento. Son las cuatro de la tarde. A las nueve llegan al lago Camdem y se alojan en el Woodland Inc. El vertido de una simple ampolla en el vaso de Paul es suficiente para que éste salga de la ducha arrastrándose a gatas, ruede por el suelo y abandone en paz este miserable mundo. Su joven mujer, de personalidad camaleónica, no es la primera vez que pone en práctica este “simple” sistema de conseguir dinero fácil. A las dos de la tarde tiene una cita con su próxima víctima.

“¡Dios Todopoderoso! Era indeciblemente encantadora -rumiaba  el Ojo-. Se quedó allí sentado, su caricia de escorpión lo paralizaba con arrobo, su veneno le calentaba la sangre. ¿Quién demonios era aquella chica? Tenía los ojos verdes, gris azulados. Llevaba una cabra colgada de una cadena alrededor del cuello. A menudo posaba con las manos en las caderas. Comía peras. Fumaba Gitanes. Creía en las estrellas. Y había nacido el veinticuatro de diciembre.”

La “viuda negra” despierta en el Ojo una extraña fascinación que le lleva a ampararla en sus desafueros, hasta el punto de “reubicar” en un lugar conveniente los cadáveres que aquella va dejando por el camino a fin de dificultar su hallazgo. "Desenterró el cuerpo y lo arrastró al bosque. Cavó otro hoyo en un bancal de helechos. Lo volvió a enterrar."  A medida que la narración avanza la mente del Ojo se va degradando, su pensamiento fluctúa entre la realidad y la ficción. El diseño del personaje de la protagonista llega al lector deformado por la visión del Ojo, por los sentimientos de filiación que éste desarrolla hacia ella, una impresión tan poderosa que le encamina a la creencia de que su hija ha vuelto, que la ha encontrado de nuevo.

Con una prosa seca, sin artificios, con un magistral dominio de los diálogos, con trazos precisos en el diseño de los personajes y una arquitectura literaria de gran belleza, Behm compone una sinfonía que no en vano está considerada como “de culto” entre los escritores que se conducen en el mundo literario de la novela negra. “La mirada del observador” es una memorable combinación de thriller y suspense psicológico, una novela  bella y original, quizá la más perturbadora historia que se haya escrito jamás.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------