Saludo de bienvenida

Bienvenido a "L.B.Confidential". Espero que tus expectativas se vean cubiertas. Gracias por tu visita !!!
gadgets para blogger

lunes, 4 de agosto de 2014

OMERTÁ (Mario Puzo)

OMERTÁ
Mario Puzo
TRADUCCIÓN: María Antonia Menini
Ediciones B, 2014
El legado del Don
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mario Puzo nace en 1920 en Nueva York, en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Estudia Ciencias Sociales en la  Universidad de Columbia. Sus dos primeras obras, “The Dark Arena” y “The Fortunate Pilgrim”, tienen una gran acogida. Su consagración definitiva llega con la publicación de “El Padrino”, con la que además consigue dos premios Óscar por su trabajo de co-guionista de las partes primera y segunda de la película (por su trabajo en el guion de la tercera fue nuevamente nominado, pero no logró el galardón). A su vez, las partes primera y segunda de la película, dirigidas por Francis Ford Coppola, son galardonadas con el premio a la mejor película en sus respectivos años. A esta novela la siguen “Los tontos mueren”, “El siciliano”, “La cuarta K” y “El último Don”. Puzo muere en su casa de Long Island en julio de 1999 a causa de un paro cardiaco poco tiempo después de finalizar la escritura de “Omertà”.

Corre el año 1967 cuando Vincenzo Zeno, un importante Don de la mafia siciliana, en su lecho de muerte, confía la educación de su hijo Astorre de dos años de edad a Raymonde Aprile, uno de sus secuaces que reside en Nueva York. En 1995, Aprile, lleva ya tres años retirado de toda actividad delictiva. Todas sus antiguas conexiones están en la cárcel. Es un hombre que siempre se ha regido por las severas normas de su moralidad particular. Sus protocolos se basan en la más absoluta falta de compasión. Para personas como él la traición conlleva aparejada la muerte y las  consiguientes consecuencias para la familia del traidor.

Don Raymonde Aprile ha mantenido a sus tres hijos alejados de su mundo. Valerius, Marcantonio y Nicole se educan en internados especiales y nunca forman parte de su vida privada personal. En el instante en que se desarrollan los hechos están cómodamente asentados en provechosas y honradas profesiones. Es entonces cuando Aprile decide ceder el relevo a Astorre, a quien ha preparado para tal coyuntura, y a quien considera su mano derecha. “Te he nombrado principal heredero de mis bancos y tú los controlarás y te repartirás los beneficios con mis hijos”.

Aprovechando el retiro voluntario de Don Aprile, se prepara un atentado contra su vida. Para ello son contratados los hermanos Sturzo, matones a sueldo, a quienes se les ofrece un millón de dólares por su trabajo. Un frío mediodía de un domingo de diciembre la familia Aprile acude a la catedral de San Patricio, en la Quinta Avenida, con motivo de la confirmación en la fe católica de uno de los nietos del Don. Un automóvil se detiene frente al graderío de la catedral en el momento en que éste alcanza la última grada. La primera bala le alcanza en la frente, la segunda le desgarra la garganta. Su sangre se derrama sobre la acera. De su muerte nadie parece preocuparse excepto Kurt Cilke, agente del FBI responsable de la oficina de Nueva York.

El asesinato de Aprile cobra sentido cuando comparecen en escena Inzio Tulipa, poderoso traficante de drogas argentino, con residencia en Costa Rica y encargado de las relaciones con los cárteles de la droga de Colombia, con los cultivadores de Turquía y con los laboratorios clandestinos de Italia; Michael Grazziella, jefe de la “cosca” de los corleoneses sicilianos y Timmona Portella, jerarca reinante de la mafia de Nueva York, única persona, además del Don, que consigue franquear los tribunales, tras las investigaciones del FBI, llevadas a cabo por Cilke. La reunión de los tres mafiosos se organiza para planificar una estrategia que les permita hacerse con el control de los bancos de Aprile. El objetivo que ambicionan es doble; de un lado, el blanqueo de millones de dólares de dinero negro del narcotráfico y de otro, adquirir poder en el mundo financiero de Nueva York. “Timmona, amigo mío –habla Tulipa- pagué un millón de dólares para quitar de en medio al Don, pero aún no somos propietarios de sus bancos. Y ya llevamos un año esperando”. El propósito no les va a resultar nada fácil pues Astorre se niega a la venta, a la vez que su mano justiciera intenta "hacer limpieza" utilizando para ello todos los recursos del Don antes de su retirada.

La mafia en su versión más ortodoxa, la mafia ligada a las antiguas tradiciones, donde la droga y la prostitución no tienen cabida, está en desuso. Los métodos basados en la coacción y el asesinato están plagados de peligros. En la actualidad se impone el control del dinero. La mente visionaria de Don Raymonde Aprile lo contempla mucho antes de su retirada. “Omertá” es una visión introspectiva del mundo de la mafia y del esfuerzo de sus dirigentes por adaptar sus métodos a los nuevos tiempos. 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------